Accesos rápidos


Publicidad


De la pleuronectiforme serie «Qué Fue De...»

Leif Garrett: «A todo ídolo ‘teen’ le llega su San Martín... ¡Y rima mejor que con los cerdos!»

Actualidad por Edgar |

Leif Garrett
Leif, en los 70, cuando no tenía que ponerse un perro en la cabeza para que el pelo cayera sensualmente sobre sus hombros.

Recibimos con sorpresa, consternación e incómodos silencios al teléfono la noticia del cierre de la Súper Pop, ese boletín quincenal de mitomanía que ha alimentado durante décadas el acervo de futuros protagonistas de QFD. Asistimos a un sepelio simbólico en casa de Conchita Pelleja, una amiga de Santander (y nuestra) que, en contraste con la fidelidad perentoria de la mayoría de lectoras, no dejó de comprar la revista desde su adolescencia hasta la menopausia, guardándola celosamente en su casita de la sierra, para enojo de su marido y dicha de los fabricantes de estanterías.

Asistimos un buen número de amigos y conocidos, llevando nuestras pulseras de la suerte y calcomanías de La historia interminable; enterramos el muñeco hinchable de Nick Carter y leímos en voz alta tests de personalidad, entre otras chorradas. En un momento especialmente emotivo nos escapamos los tres hacia el lavabo bajo el pretexto de meternos una raya, que es la excusa que ponemos siempre que vamos a mear; y mientras la fotógrafa hacía pis y productor y redactor esperábamos turno, oímos una música esbozada al otro lado de la cortina del baño.

Abrimos la cortina, y encontramos a un perroflauta okupando la bañera.

—Perdonen —dijo en inglés—. ¿Les he molestado? Tengo la costumbre de ofrecer hilo musical a los invitados de Conchita, como pago por mi estancia.

—¿Vive usted en la bañera de Conchita?

—Sólo desde abril. Me habría ido ya, pero ella está encantada con que me quede. No tanto su marido, me temo, que lleva ya dos semanas meando en las hortensias. Por eso están tan lozanas.

Desconocíamos esta faceta caritativa de Conchita, a quien teníamos más por una fetichista con la edad mental del pavo que por filántropa capaz de alojar a sin techos en su lavabo. Aunque no es un sin techo cualquiera: algo en su cara resulta familiar...

Entonces el perroflauta, solidario con nuestro esfuerzo fisonomista, coge a su perro, que es una masa de pelo informe encallada en el desagüe, se lo coloca sobre la calva, y entonces sí, enmarcado en la melena rubia, nos damos cuenta de que estamos hablando con...

¡Leif Garrett! ¡El ídolo adolescente de los 70! ¡El juguete roto del pop! ¡El Justin Bieber de la guerra fría!

—¿Justin? ¡Ja! —ríe Leif, despegándose al perro de las sienes— Ya puede prepararse ese niñato. Como decís los españoles, a todo ídolo teen le llega su San Martín.

—Eso se dice de los cerdos. A todo cerdo le llega su San Martín.

—¡Eso no rima! El caso es que Justin puede ir dejando de conformarse con la adoración de las masas y empezar a pedir favores. Sí, ahora Justin empapela las carpetas de menores de edad que le exprimen contra su elástico busto juvenil; yo también estuve ahí en los 70. Pero, ¿dónde estará Justin dentro de cuarenta años?

—Pues... ¿en la bañera de Conchita? —aventuramos nosotros.

—¿Sabéis por qué estoy yo en la bañera de Conchita? En 1979, la discográfica organizó un concurso para alojar a Leif Garrett en casa de una fan durante su paso por España. Naturalmente, era una patraña; yo me alojé en un hotel a kilómetros de cualquier cosa con brackets; pero esas niñas recortaron y enviaron el cupón de inscripción sin saber que se comprometían a alojarme gratis en sus casas alguna vez en la vida. ¿Sabéis lo bien que me ha venido eso? Llevo seis años de viaje por Europa, viviendo en casa de señoras que a los quince años soñaban con tenerme durmiendo en sus camas bajo los cuadros de payasos saxofonistas!

—Qué buen nombre para un grupo de Féisbuc —intercalamos nosotros—: «señoras que a los quince años» etc., etc.

—En vez de en sus camas, duermo en su bañera, pero bueno. Quizá es menos húmedo y todo —exclama Leif, subrayando el chiste con un rasgueo de guitarra—. Y así voy haciendo tiempo mientras preparo mi retorno.

—Esto demuestra que el fenómeno fan es fugaz, pero la fidelidad del fan es foréver —concluimos, sin darnos cuenta de la cantidad de efes que hay en esa frase.

—Eh, y si quisiera, aún podría volverlas locas —asegura el perroflauta calvo que vive en la bañera de Conchita—. Pero para qué, si están todas viejunas.


Publicidad

17 comentarios

  1. Avatar

    el fary · 30/07/2011

    Su verdadero nombre es Leif Guarrett,pero a su representante no le pareció muy adecuado.

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

  2. Avatar

    tu mismo · 04/06/2011

    CUANDO DEJARAN DE PRODUCIR MIERDAS COMO EL JASTIN Y COMPAÑIA

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

  3. Avatar Avatar

    ESTIV URKEL · 30/05/2011

    Coño... pues yo sigo igual de negro que en los 80, je, je, je. Por aquellos años le robaba al viejo del kiosco el "lib" para hacerme unas pajillas.... je,je, je. que años.

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: 0

  4. Avatar Avatar

    ELGUAPO DE TEAM ROCKET · 30/05/2011

    ¿ Que porqué estaba yo con esa muujer ? Porque me recuerda a tí, De hecho , me recuerda a tí más que tú misma. ja,ja,ja.

    VOTOS: 2 BUEN ROLLITO: +10

  5. Avatar Avatar

    Jana · 29/05/2011

    Gracias, ER NENE, creo que todos los que los vivimos, echamos de menos aquellos años. Unos por una cosa, otros por otra :-D. Como escribió Antonio Gala: "ya no amo a quien amaba, pero, ay, cuánto amo el tiempo en que lo amé". Saludetes.

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: +30

  6. Avatar Avatar

    Er nene · 29/05/2011

    JANA: Sniff. Yo aún mantengo en mi juvenil retina de aquella época la "teta de Sabrina". Ya sabes, a los chicos, a esas edades, senos grababan otras cosas... Ahí llevas mi muñequillo verde!

    VOTOS: 5 BUEN ROLLITO: +25

  7. Avatar Avatar

    Jana · 29/05/2011

    A ver, niños, masticad bien esa envidia que se os va a ir por mal sitio y ya tenemos bastantes desgracias :-) A mí me tocó vivr la adolescencia en los ochenta. Recuerdo aquella época con una morriña tal que a veces me arranca un lagrimón del tamaño de un melocotón en almíbar. ¿Había algo mejor que tener dieciséis años en la mejor época de los Mecano, Alaska, Radio Futura, los Toreros Muertos, Gabinete Caligari, etc, etc? Encima el mundo estaba bajo la espada de Damocles de la Guerra Fría, algo que, lejos de asustarnos, a los adolescentes de entonces "nos la ponía dura" :-) Daba morbo pensar que quizás estábamos viviendo nuestro último polvete, nuestro último porrito, nuestro último beso a la luz de las estrellas (o de la farola aquella que estaba destrozada a pedradas para que no metiera su nariz lumínica en nuestros juegos de manos y de lenguas). Lo que quiero decir con este rollo es que yo entiendo a los/las que guardan recuerdos físicos de aquella época (como revistas influmables, por ejemplo). Yo soy una de esas frikis, me compré una Nancy a los 39, con eso te lo digo tó (se aceptan risas). Mi prima compraba la Super-Pop y yo también la compré alguna vez, y reconozco que me emociona recordar esa publicación por lo q tiene de evocador. Me transporta a una época de feliz despreocupación y bla, bla, bla. Snif, snif... No puedo seguir, snif... Por cierto, he visto una foto actual de Leif Garrett y sí q el hombre ya no se parece ni a su sombra. Pero, ¿alguno de nosotros tiene algún parecido con el adolescente que fue? Saludetes.

    VOTOS: 8 BUEN ROLLITO: +40

  8. Avatar Avatar

    Juligan · 29/05/2011

    La palabra resPETAR es muy traicionera

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: +10

  9. Avatar Avatar

    ELGUAPO DE TEAM ROCKET · 29/05/2011

    No te enfades PEPAZO. Es en broma y sin malicia. Si yo con 16 años tenía esas pintas y los feos de la cuadrilla me hacian bromas y yo me descojonaba de risa. Puta envidia. ¿ Si no podemos hacer unas risas en El Jueves dónde vamos a hacerlas ?, ¿ con los zafios de Intereconomía? Ja,ja,ja.

    VOTOS: 8 BUEN ROLLITO: +40

  10. Avatar Avatar

    Pepazo · 29/05/2011

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 7 BUEN ROLLITO: -5

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Publicidad

Haz clic en tu sisterna
Haz clic en tu sistema

Publicidad