Federik Freak

Diario de Federik.

21 de julio de 2016:

Esta mañana había una rata muerta en la calle. Marcas de neumático en su estómago destrozado. Por un momento he pensado que era una rattata del Pokémon Go. Luego he caído en mi error, y he reído estruendosamente. Una anciana se ha cambiado de acera. Esta ciudad me teme.

Las calles son arroyos y los arroyos están llenos de sangre... Sangre roja como el equipo rojo del Pokémon Go. Mogollón de niños rata del equipo rojo se dedican por la noche a tumbarme los gimnasios que consigo de día para el equipo azul. A ver cuándo esos gusanos empiezan clases de una puta vez y se les pasa la tontería.

Todo el mundo se cree muy moderno ahora. Todos se ahogarán. Toda la inmundicia de sus reboots ochenteros protagonizados por mujeres les ahogará.

Y todos mirarán hacia arriba y gritarán “¡Sálvanos!” y yo miraré hacia abajo y diré: “¡no!”

Tuvieron su oportunidad. Todos ellos pudieron apoyar el movimiento Gamergate (que NO es un movimiento machista, joder. Ni caso al cartel de “CHICAS FUERA” que pusimos en la entrada. Ya estaba ahí cuando llegamos. Creo). Todos ellos pudieron seguir la senda de los hombres buenos, como los posteadores de 4chan y ciertos colaboradores de Jotdown. Que creen que todos los tipos honrados nos merecemos unas buenas tetazas exageradísimas, degradantes y poco realistas en nuestros videojuegos.

En vez de eso, siguieron los pasos de libertinos y comunistas, sin darse cuenta de que el camino llevaba a una invasión de Cazafantasmas mujeres que... Bueno, no he visto la película, pero por lo visto se pasan todo el metraje enseñando su vagina y gritando “MIRAD MI CHOCHO, MIRAD MI CHOCHO”. En serio, mis fuentes son fiables.

Es hora de volver al glorioso pasado. Es hora de volver a LOS BLOGS. Ahora el mundo entero está a punto de convertirse en un infierno, con todas esas minorías teniendo representación en las películas de Star wars y mi madre insistiendo en que me busque un trabajo real de una vez...

...Y de repente, nadie sabrá qué decir.

Salvo yo.

Ojo ahí. Stay tuned.

fred