Manda güevos


¡Beber mucho cava podría converirte en catalán!

El espumoso puede tener efectos "psicoactivos catalanizantes" según médicos de derechas.

¡Beber mucho cava podría converirte en catalán!

Madriz.— Los comunistas fluorizaban el agua. Pero, ¿y los catalanes? Un nuevo estudio ‘científico’ hace saltar todas las alarmas en el mundo alimentario. Según la FEMUPF (Federación Española de Médicos Un Poquito Fachas) en Madrid: “Beber mucho cava podría volverte catalán”.

El estudio, escrito con el mismo rigor que un fan fiction de 50 sombras de Gray redactado por una yonki que le da al basuco, describe los posibles efectos de la ingesta masiva del espumoso catalán. “En un primer estado euforizante, el adicto comienza a decir cosas sin sentido como ¡SALUD Y FUERZA AL CANUTO!, demostrando su carácter de ‘droga blanda puente hacia otras drogas’”, comenta Federico Sugrañes, de la Federación de Médicos Fachas.

En casos más agudos, los enajenados empiezan a plantearse la “diversidad cultural de España”. Llegado a pensar que el bilingüismo es posible, la idoneidad de un referéndum o, incluso, ¡a reírse con chistes de Buenafuente! En fase terminal, los adictos consideran que la estelada tiene una combinación de colores agradable a la vista o que Piqué tiene pinta de buen chico. Un drama.

La Federación de Médicos Fachas pide la retirada del cava por su carácter psicoactivo y lobotomizante. En su defecto, aconsejan la ingesta de espumoso valenciano. “Que sí, es como beber acetona, vale. ¡Pero como mínimo no nos intenta imponer subversivamente un modelo plurinacional!”


Celebran un combate de lucha libre NO AMAÑADO

Los campeones no sabían qué hacer y acabaron jugando al Uno en el ring

Celebran un combate de lucha libre NO AMAÑADO

El Paso, TX.— Una desafortunada sucesión de mensajes cruzados, despistes entre bambalinas y gente incompetente encogiéndose de hombros provocó que Taladro Jack y García “el Desvertebrador” aterrizasen en la lona sin haber visto una sola línea de guion. Tras unos primeros minutos vacilantes en los que ambos intentaron contar chistes, hacer magia e incluso improvisar un par de llaves (momento que causó muchas preguntas incómodas por partes de niños desconcertados), los contendientes, que se disputaban el famoso Calzón Dorado del Subcampeonato Panamericano, terminaron jugándose el torneo a los naipes.


‘Abrefácil’ es el nombre del que fabrica los envases

Lamenta mucho que su firma creara falsas expectativas

‘Abrefácil’ es el nombre del que fabrica los envases

Cerdanyola del Vallès.— Don Ramón Furriguera, tercer conde de Abrefácil, andaba tan satisfecho de su negocio de fabricación de tetrabriks hasta que se le ocurrió buscarse en Google y se le cayó la venda de los ojos. «Todas las menciones a mi nombre eran irónicas o parte de algún chascarrillo », relata, compungido. «No podía creerlo: ¡la gente me odiaba!»

Al parecer, todo se debe a un tonto malentendido que la empresa familiar lleva arrastrando desde su fundación en 1947. «Se ve que el público ha interpretado nuestro título nobiliario, Abrefácil, con algún tipo de instrucción y la forma de ejecutarla: se abre fácil. Curioso, ¿no? A mí nunca se me había ocurrido.» Pese al razonable error, Don Ramón opina que los usuarios pecaron de ingenuos. «¿Para qué serviría un envase que puede abrirse fácilmente? ¿Para que se escape lo que hay dentro?»

A la pregunta de si cambiará el formato de sus productos, Don Ramón niega rotundamente: «Los Abrefácil siempre hemos firmado nuestros envases de la misma manera: con el nombre en una pestaña y nuestro escudo de armas (tijeras rampant sobre línea discontinua de plata). ¡Y así seguirá siendo!»