Manda güevos


El cardenal Cañizares cuelga los hábitos para hacerse youtuber

El arzobispo de Valencia le ha cogido el gusto a los videos en Internet y plantea sobrepasar a ElRubiusOMG en número de fans.

Un póster, un desagravio a la Virgen (según el episcopado), una cámara y una cortinilla de intro sacada de los años 80 son los ingredientes del éxito en Youtube. ¡Sí, amigos! El cardenal Cañizares ha vuelto a publicar un vídeo convocando a los chés de pro (esos no contaminados por el imperio gay, o los refugiados) a que se manifesten contra los ataques homsexuales a la comunidad católica (luego, si en casa se funden el contenido Lesbian de Pornhub en una tarde es cosa suya.)

Pero ahí no acaba todo, según fuentes del arzobispado, Cañizares le ha cogido el gusto a la cosa de Youtube. Tanto que está planteándose colgar los hábitos para dedicarse profesionalmente a ello. Según los círculos cercanos al cardenal, Cañizares lleva meses preparándose, grabando partidas de Minecraft en las que construye el Vaticano, pieza a pieza. Se vicia al League of Legends con un Tank con barba y túnica blanca. Hace cámaras ocultas a monaguillos (bueno, eso es para otra cosa). O, incluso, prepara streamings de partidas online de Call of Duty en donde grita a jugadores novatos: “¡n00b! El imperio gay también debe controlar Internet, porque disparas como un marica”.

Desde el Vaticano no se ve con buenos ojos esta pérdida de vocación en pro de visitas de Youtube, pero Cañizares, como siempre, sigue a su bola. Es más, ya ha contactado conElRubiusOMG para preparar algunas colaboraciones juntos. “Alguien que lleva Oh My God” en el nick, tiene que ser un buen cristiano”, asegura el cardenal.

Mod06

¡Fuga en zoo infantil de Cerdanyola!

Ovejas y pavos reales siembran el caos en la capital

¡Fuga en zoo infantil de Cerdanyola!

Cerdanyola del Vallès.— Un imperdonable descuido de uno de los guardias, que colocó el café sobre el botón que abre todas las jaulas al confundirlo con su posavasos en forma de botón que abre todas las jaulas, provocó que todos los animales de la granja-zoológico infantil «La oveja asesina» escaparan del recinto, excepto una cabra muy bien educada que se limitó a mirar cómo se iban las demás con cara de severa desaprobación.

Cerdos, patos y un ejemplar de frailecillo europeo, especie célebre por su fiereza, desataron el pánico en el centro de la ciudad, provocando tumultos, accidentes de tráfico y avalanchas humanas. Los servicios de emergencia se vieron pronto saturados por el caos. «¡No nos entrenaron para esto!», explicaba un jefe de bomberos que fue mordido en la pierna por un ternero. Tuvo que ser amputada.

Al cierre de esta edición, las víctimas del pánico se contaban por centenares y los animales habían devorado flores de los parques públicos y defecado por toda la ciudad. Es la venganza de la naturaleza por haber jugado a ser Dios.


¿SON LAS VACUNAS RADIOACTIVAS?

Vacunas y radiación suenan a ciencia y son complicadas. ¿Coincidencia?

Cerdanyola del Vallès.— Para Olivia Chifláñez, presidenta de la asociación CIEG — Contra las Inyecciones En General—, sobran los signos de interrogación: «Las vacunas son radioactivas y existen fuentes que lo corroboran. Dense la vuelta un momento y luego miren la Wikipedia».

La tesis, que ha sido ya objeto de prestigiosos estudios clínicos (y quien dice estudios dice uno solo, y quien dice clínico dice escrito por la dueña de una parafarmacia, y quien dice prestigiosos dice no prestigiosos), confirma las sospechas de muchos activistas escépticos ante la ciencia mainstream. «Sabíamos que vacunas y radioactividad tienen mucho en común; por ejemplo, que son cosas cuyo funcionamiento preciso nadie comprende», extrapola José Valmagufa, científico alternativo que se jacta de no trabajar para grandes laboratorios, ni haber estudiado en grandes universidades, ni leer libros de más de ocho páginas.

Los antivacunas ya han retado a la comunidad científica a refutar su teoría, seguros de que «no lo conseguirán, porque si intentan explicarnos qué es un anticuerpo o la energía nuclear, no lo entenderemos, así que nuestra posición es inexpugnable», presume Chifláñez. «Mientras consigamos un relevo que la mantenga, eso sí, porque a mí, extrañamente, ya se me han muerto seis hijos de polio.»

Mod02