El aeropuerto de Barajas, nuevo destino de vacaciones

Para ahorrarse retrasos, colas y cancelaciones, los viajeros han elegido las instalaciones de la terminal como lugar donde veranear

Ponsí

11 julio 2017
barajas 11 de julio de 2017 11:50

Ana María y su marido tenían pensado hacer una escapadita a Croacia este julio pero cuando oyeron que los controladores de acceso anunciaban paros parciales, enseguida se acordaron del año anterior, que por culpa de la huelga de controladores aéreos pasaron más tiempo esperando en la sala de embarque que viajando.

“Fue entonces que le dije a Paco: Oye, ¿y porqué no veraneamos ahí?" nos cuenta Ana María "Pagas precios desorbitados por comer y beber, hay japoneses por todas partes y hasta hay un Zara. Es todo lo que espero encontrar en unas vacaciones".

Y es que, como ella, han sido miles de españoles los que han tomado la misma decisión y los podemos encontrar paseando por las instalaciones como si del mismo Times Square se tratara. Este hecho ha conseguido que el aeropuerto se posicione como destino estrella frente a la Costa Brava, Benidorm o casa de los suegros.

Tanto los empleados del aeropuerto como los comercios no han tardado a adaptarse a la nueva situación. Por 25€ puedes disfrutar de una visita guiada en la cinta transportadora de facturar maletas y las tiendas Duty Free han habilitado una pulsera para que tengas acceso a barra libre de toblerones y cartones de tabaco que hacen las delicias de todo menor.

Incluso en la aduana se ha abierto un mercadillo outlet de objetos incautados que ha gozado de gran acogida entre los turistas.

Nos comenta entusiasmada una compradora: "Mira que preciosidad de cinturón he conseguido. Es súper original. Fíjate, tiene un reloj conectado a una especie de cartuchos. Y es de marca. Que pone TNT".

Para los amantes del turismo sexual, los policías nacionales también ofrecen, a un módico precio, masajes con final feliz. "Son muchos años cacheando la gente. Conozco el cuerpo humano como la palma de mi mano" declara el caporal Montoya "Además, mi pulgar hace más maravillas que el pene de un ladyboy taiwanés".

Tanto ha sido el éxito que hasta han aparecido los primeros casos de AirBnB, donde pasajeros que esperan vuelos han subarrendado, mediante la conocida web, sus asientos en la sala de espera.

Para frenar esta situación, AENA se está planteando convertir la terminal en un complejo turístico auténtico bajo el nombre de Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas Resort. Su presidente ha declarado: “Total, ya no viene de una mierda más en el nombre.”