Barcelona celebra su XI congreso de prostitutas, azafatas sexys y no sé qué de móviles

Escuin

1 marzo 2017
Azafatas 28 de febrero de 2017 22:03

Las hordas de ejecutivos y comerciales han llegado esta semana a Barcelona para seguir con la tradición de cada Mobile World Congress: pasearse, ver azafatas ligeras de ropa e ‘ir a putas’. "Ah, y si presentan algún teléfono nuevo, pues veremos si se puede ir a la charla de turno" pero primero lo primero, comentan.

Un estudio elaborado por la prestigiosa consultora PriceWaterhouseCoopers, los mismos que custodiaban los sobres en la gala de los Oscars, así que no sé por qué seguimos llamándola prestigiosa, confirma todas las sospechas:

“El tráfico de datos en las redes WiFi del congreso se divide en un 40% de búsqueda de prostíbulos, un 30% de fotos de azafatas en minifalda, un 20% del archivo negrodewhatsapp.jpg, un 9% de vídeos de parafilias con calamares (cosa de los japoneses) y un 1% de mails hostigando a becarios para que trabajen un poco.”

Por parte del consistorio barcelonés se prefiere hacer la vista gorda. Que sí, vienen prostitutas hasta de Pernambuco para atender la demanda, los precios de los hoteles parece que incluyan drogas en el minibar y la ciudad se queda sin taxis, pero el señor MWC se deja la pasta y exige discreción.

Aun así, desde el Ayuntamiento se intenta promover un ambiente de respeto hacia las mujeres que suavice la explotación. “Como mínimo, si no es mucha molestia, que inviten a las señoritas a una copa, pongan de fondo algo de Manu Chao en los clubs y sirvan snacks de comercio justo en la barra”, exigen los representantes locales.