Carmena decora el ayuntamiento con ajos y cruces para evitar la entrada de Montoro

8 noviembre 2017

Cuando un ayuntamiento logra superávit durante la gestión de una fuerza incómoda para el Partido Popular, los súcubos y criaturas de Montoro comienzan a salivar. La preciada y tierna pieza será pronto puesta en la palestra para goce del Señor de las Sombras y la Voz Aguda.

Aun así, existen todavía mujeres valientes dispuestas a luchar, y Carmena ya ha movido ficha: atiborrar la fachada del ayuntamiento de Madrid de ajos, cruces y vasitos compostables llenos de agua bendita para evitar la entrada de Montoro y sus secuaces.

“El tema de las cruces fue algo polémico, podríamos estar echando un cable a la Iglesia Católica, así que hemos añadido medias lunas, oms, ying-yangs y estrellas de David para dar un aire más multicultural al edificio. Además hemos pedido ayuda a varios alcaldes del cambio en Transilvania que llegarán en breve a la ciudad”, comenta una funcionaria del ayuntamiento.

Por otro lado, la reacción de Montoro no se ha hecho esperar. Esta pasada noche se han escuchado aullidos cerca de la calle Montalbán y las puertas del ayuntamiento han amanecido con extrañas rascadas que, según expertos de Cuarto Milenio, podrían ser mordeduras realizadas por algún tipo de alimaña con unos colmillos muy afilados y cartera de ministro.

Hacienda Madrid montoro Carmena