Cosedores bangladesíes, orgullosos del puesto de Amancio Ortega en la lista Forbes

"Es la grandeza del trabajo en equipo", comentan mientras esperan que llegue Amancio con su parte de lo beneficios.

Escuin

3 noviembre 2016
Amancio Ortega 02 de noviembre de 2016 22:42

Amancio Ortega, dueño del gigante Inditex, se postula de nuevo como el hombre más rico de España (y seguramente del mundo) con una fortuna que, ojo, ha aumentado este año ¡para que digan que hay crisis! Pero, como todos bien sabemos, detrás de todo gran hombre hay ¿una gran mujer? Nah, eso era tan siglo XIX. Detrás de un gran hombre hay cientos de trabajadores del tercer mundo haciendo el trabajo sucio.

Trabajadores que, según la encuesta realizada por El Jueves, se muestran orgullosos. La mayoría de los esclavos empleados de Inditex están contentos con el aumento de la fortuna de papá Amancio.

“¡Esto sólo puede ser bueno!”–comenta uno de ellos– “Según me ha contado un tipo con una americana de colores, sí, un tal Sala Martín, en vuestra economía, si le va bien a los de arriba, nos irá bien a nosotros, ¿vasos comunicantes, no? ¡Ayer ya pude contar diez o doce granos de arroz extra en el cuenco de la mañana!”

Porque todos sabemos que Amancio es un tipo generoso y solidario, al que preparan flashmobs por su cumpleaños y que da trabajo a pobres refugiados Sirios. El problema de todo este embrollo de la ropa no es suyo, pobre, es nuestro. Panda de egoístas que sólo queremos camisas baratas y curros de ensueño doblando ropa en sus tiendas ¡con hilo musical gratis!. Miraros al espejo y decid: la culpa es mía, no del pobre Amancio, ¡como si él pudiese hacer algo con apenas 71.000 millones de euros!

LO PETA