Descubre que su Nintendo Switch lleva un mensaje de Hazte Oír

"Contenido bloqueado debido a la aparición de personajes sexualmente ambiguos" ha advertido la Switch al intentar jugar al Zelda

Joan Ferrús

2 marzo 2017
Nintendo Switch Hazte Oir 02 de marzo de 2017 17:35

Como buen amante de los videojuegos, Juan José Cuerda reservó hace meses su Nintendo Switch. Esta mañana a primera hora por fin la ha recibido. Pero su sorpresa ha sido mayúscula cuando, al abrir la caja, ha descubierto que la Nintendo Switch venía con un mensaje patrocinado por la plataforma ultracatólica Hazte Oír.

"Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen" se puede leer en la carcasa.

Hace unos días Hazte Oír pagó para inscribir estos mismos eslóganes en un autobús. Algunos ayuntamientos han prohibido la circulación del vehículo en sus ciudades. Pero en Internet hay usuarios que han llamado a emprender acciones violentas.

"Pues a ver si esos frikis tienen huevos de quemar sus consolitas de más de 300 euros" ha declarado entre risas Ignacio Arsuaga, presidente de Hazte Oír.

Sin embargo, la estrategia de publicitarse en la Nintendo Switch ha desconcertado a sus detractores. Juan José Cuerda, el primero en alertar de esto, afirma que su videoconsola no funciona con normalidad. Al intentar probar el Just Dance 2017, le ha aparecido el siguiente mensaje en la pantalla:

"Está usted a punto de jugar a un videojuego de baile. Tenga en cuenta que si usted es un hombre, corre el riesgo de convertirse en homosexual"

Juan José tampoco ha tenido suerte con el Zelda: Breath of the Wild, el lanzamiento estrella de Nintendo. Al intentar jugarlo, un mensaje le ha advertido: "Contenido bloqueado debido a la aparición de personajes sexualmente ambiguos".

Al parecer, que el protagonista del videojuego sea un varón llamado Link que lleva coleta y se viste con una falda verde resulta demasiado confuso.

De momento, Nintendo no ha dado explicaciones. Los usuarios afectados con videoconsolas con mensajes de Hazte Oír son, de momento, apenas una docena, por lo que aún no está claro si se trata de una acción publicitaria consentida o de un saboteo.