Felipe VI revalida su liderazgo en la asamblea de los borbones

Con un 100% de las votaciones a favor, Felipe seguirá ostentando el título del rey de España

Joan Ferrús

13 febrero 2017
felipe vi 13 de febrero de 2017 15:15

Este fin de semana Podemos y el Partido Popular no fueron los únicos que sometieron a votación los proyectos que les definen, así como los líderes que les representan. Los borbones, familia regente en España, celebró también su propia asamblea, en la cual Felipe VI revalidó su liderazgo con un apoyo del 100% de los votantes.

La candidatura de Felipe se impuso implacablemente a la de sus rivales. Estos, convencidos de que la propuesta de Felipe era sin lugar a dudas inmejorable, decidieron no presentarse a las votaciones.

El líder de la Familia Real consiguió no solo su propio voto, si no también el del resto de los militantes borbónicos: la reina Letizia y las infantas Leonor y Sofía. A pesar de la contundencia democrática de la votación, algunos medios señalan que los votos de las más pequeñas podrían haber sido comprados a cambio de favores como ponis, chuches y la promesa de que Gisela, cantante de las BSO de "Frozen" en español, fuese nominada bufón oficial de la Corte.

Aún así, puede que Felipe VI no lo tenga tan fácil en las próximas asambleas por culpa de un líder en la sombra de influencia creciente: Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón.

A causa de un movimiento perfectamente legal, pero de dudosa legitimidad, la Familia Real quedó reducida estrictamente al rey, la reina y las dos infantas. Froilán afirma que el objetivo de esta táctica no es otro que excluirle a él, sobrino del mismo Felipe VI, de la lucha por el liderazgo dentro de la familia de los borbones.

Aunque podemos dudar de que ahora mismo el rey pudiera perder ante tan joven rival, puede que las tesis froilanistas arraiguen en pocos años en el sector más joven de la Familia Real. Según Froilán, los borbones están perdiendo su identidad con el mandato tibio, reservado e incluso mojigato de Felipe VI. Por lo tanto, Froilán pide una vuelta al juancarlismo, un tipo de regencia que fascine y a la vez atemorice a los súbditos.

Una propuesta que el joven borbón resume en tres puntos: "Putas, tiros y campechanismo"