El Gobierno pondrá lonas en las caras de los catalanes para que no vean las urnas el 1-O

La prueba piloto ha consistido en tapar la cara de Piolín del barco donde está alojada la Policía Nacional

Marc Oliva

25 septiembre 2017
MAgritte 25 de septiembre de 2017 7:29

El Ministerio del Interior ha desvelado una de las estrategias definitivas que tiene programadas para frenar el referéndum independentista del 1-O. “La estrategia consiste en anular por completo las capacidades visuales de los catalanes y causar desorientación entre los separatistas”, declaraba el Ministro de Interior Juan Ignacio Zoido.

El CNI ha tenido trabajando en el proyecto a cuatro de sus mejores agentes: tres monos y un plátano.

El plan diseñado por el CNI junto con el Ministerio del Interior se llevará a cabo durante la noche antes del 1-O. “Los Grupos Especiales de la Policía Nacional y la Guardia Civil entrarán en las casas de todos los catalanes para colocar sigilosamente las lonas. A la mañana siguiente serán incapaces de encontrar sus zapatillas, no te digo ya encontrar las urnas, muahahahha”, declaraba Zoido.

La colocación de las lonas en las caras se hará con instrumentos de alta precisión técnica como cuerdecitas y superglue.

No obstante, el Ministerio del Interior no quiere dejar ningún cabo suelto y tiene preparada una alternativa. “En el caso hipotético, pero hipotetiquísimo, que esta genialidad no funcionara, contamos con un plan B mil veces más infalible. Vamos a cubrir toda Cataluña con una lona gigante y entonces… ¿Qué? ¡¿Dónde están los catalanes, eh?!”, declaraba Zoido.

“El plan será un éxito abrumador, estamos esperando que la empresa textil de Terrassa nos haga llegar las lonas y lo vamos a petar”, ha declarado el Ministro.