El Gobierno propone mover la capital a Benidorm para evitar los atascos vacacionales

Escuin

16 abril 2017
Benidorm 15 de abril de 2017 11:42

Termina la Semana Santa y un año más volvemos a rajar de los madrileños que atiborran las carreteras con sus lustrosos vehículos capitalinos. Pero esta estampa podría dejar de ser habitual si la nueva medida propuesta por el Gobierno llega a buen puerto.

“Mover la capital de España a la costa evitará desplazamientos masivos. Los idiotas que quieran quedarse pasando calor y frío en la meseta, allá ellos”, responden desde el Ministerio de Interior.

Por supuesto, la capital se llevará con ella todos elementos necesarios para su correcto funcionamiento: Barajas, el Ejército, las carreteras radiales y el Santiago Bernabéu. Además, el corredor mediterráneo estará acabado en dos años y se establecerá un AVE lanzadera a La Sierra para los más nostálgicos.

A fin de no complicar nomenclaturas ni papeleos para las empresas afincadas en la capital, Benidorm pasará a llamarse Madrid y la antigua ciudad de Madrid recibirá el nombre de Nueva Malasaña, ya que se prevé que sólo los modernos decidan quedarse allí recordando antiguos días de esplendor, murmurando canciones Los Planetas mientras ven cómo su querida capital se muda a la costa. Ellos y Joaquin Sabina, claro.

“Hoy es un gran día para todos los españoles (los que importan, claro). A partir de ahora los valencianos podrán presumir de tener cañas bien tiradas y los madrileños podrán indignarse y llamar ‘arroz con cosas’ a cualquier paella que no les guste”, ha declarado Felipe VI.

El monarca ha sido el primero en recibir esta noticia con alegría, encantado de que Letizia, como buena hipster, haya decidido quedarse en la capital (excepto para el FIB) mientras él disfruta del caloret, lejos de cine en V.O. y conciertos en la sala Sol.