El gobierno también prohibe el uso de urnas a los tanatorios catalanes

Los centros se han visto obligados a depositar las cenizas de los difuntos dentro de cápsulas de café

Carles Ponsi

24 julio 2017
urnas1

1 / 8

Son las 10h de la mañana. Jordi, cuyo padre falleció recientemente, sale anonadado del tanatorio de Les Corts de Barcelona.

urna2

2 / 8

Y es que, ante su sorpresa, le han entregado el cuerpo de su padre repartido en 12 cápsulas de una conocida marca de café. Consternado, nos comenta "Estoy muy confundido. Ahora no se si esparcirlo o bebérmelo. Y en ambos casos sé que me dejará un mal sabor de boca".

urna Soraya

3 / 8

Y es que como él, son centenares de personas que se han visto afectadas por la prohibición que el viernes pasado entró en vigor como mesura preventiva del referéndum. En rueda de prensa, Soraya Sáez de Santamaría declaró que la medida ha sido tomada porque "ya sabemos que solo son de difuntos, pero oye, si los catalanes usan los bikinis para hacer mixtos, vete a saber si van a usar estas urnas para votar."

URNA 4

4 / 8

Ante la prohibición, la inventiva de los tanatorios para poder entregar los fallecidos ha sido del todo diversa. Desde botes de suavizante, ceniceros de porcelana hasta papelas al estilo Pablo Escobar.

Urna oficinista

5 / 8

Joaquim Vilardell, propietario del Tanatorio Vilardell, nos destaca "También probamos dentro de bolsas de ganchitos, pero las cenizas quedaban tan anaranjadas que parecía que se había muerto Lydia Lozano"

Mujer llorando

6 / 8

La medida ha sido poco a poco aceptada por los allegados a los difuntos, quienes hasta han empezado a solicitar con qué tipo de cápsula quieren que se les entregue su familiar. Isabel nos comenta: "Yo he pedido que me den cápsulas de espresso para el cuerpo de mi difunto marido. Son las que más le representan. Es que era eyaculador precoz".

Palomas

7 / 8

Sin embargo, no en todos los sitios se ha llevado una transición tan pacífica. Ayer mismo, la policía tuvo que intervenir a varios tanatorios independentistas donde, llamando a la desobediencia y "al derecho a esparcir", seguían entregando las cenizas en urnas. La policía confiscó más de una veintena de urnas de varios difuntos obligando a las familias a esparcir migajas de pan como sustituto. "Ha sido extraño ver como lo que representa el cuerpo de mi abuela era engullido por palomas. Pero bueno, alimentar a esos bichos era su pasión".

1 / 8