El Gremio de Cuñados amenaza con una huelga por Nochebuena

El colectivo aprovecha estas fechas sensibles para exigir mejoras en su convenio.

Escuin

27 noviembre 2016
Brindis 26 de noviembre de 2016 23:01

Se acerca la Navidad, se iluminan las calles, cientos de anuncios de colonia inundan la televisión y las madres comienzan a organizar la cena de Nochebuena. Pero este año las fiestas pueden verse empañadas por una nueva huelga: la de cuñados.

De la misma forma que los pilotos presionan en agosto, los cuñados (conocedores de su estatus indispensable en las mesas navideñas) intentan renegociar su situación, y amenazan con no aparecer en casa de sus familiares o, si lo hacen, comportarse como personas sensatas. humildes y educadas.

Tenemos que plantarnos, la corrección política está acabando con nuestro humor y nuestro saber hacer. Hoy en día, ni tan solo podemos entablar conversación con un sencillo “yo no soy racista pero…”.

Bertín Osborne, presidente de honor del gremio, asegura que, de no cumplirse las exigencias, los servicios mínimos serán inexistentes. “Incluso me voy a morder la lengua para no hacer chistes de mariquitas con el peinado de mi sobrino. ¡Y mira que me lo pone a huevo el maricón! Oh, mierda. Tendré que practicar más”.

¡Exigimos cursos de reciclaje! En temas tecnológicos nos hemos quedados desfasados, y un manido “todo el día con la maquinita, niño. Lelo te vas a quedar. ¡A ver si te echas novia!” ya no impresiona a nadie.

Desde el gobierno se hace un llamamiento a la calma. En caso que las negociaciones no lleguen a buen puerto, se ofrecerán cuñados de oficio en los hogares con más necesidad. Para el resto, se recomienda encender Televisión Española y escuchar atentamente el especial navideño que emitan en ese momento.

“No es lo mismo. Pero desde la televisión pública intentaremos superarnos en ranciedad y cartón piedra. Aunque nada iguala, lo sabemos, el calor y la repulsión que generan esas palmaditas condescendientes durante los cafés”, comentan desde TVE.