La iglesia católica aceptará los matrimonios de mujeres con gatos

El "gatimonio" pretende captar nuevos fieles en una era en la que la Iglesia católica pierde adeptos

Redacción

22 septiembre 2016

El “gatimonio” pretende captar nuevos fieles en una era en la que la Iglesia católica pierde adeptos

La nueva encíclica enviada por el Papa introduce cambios sustanciales en el credo católico. A partir de hoy, la Iglesia Católica reconoce las bodas entre mujeres y gatos.

De esta manera, las mujeres que se casen con su gato no serán excomulgadas, sinó que podrán unirse en sagrado matrimonio con su peludo príncipe come-pienso ante los ojos de Dios.

La medida ha sembrado la división entre los funcionarios del Señor. Algunos obispos ven en este cambio una maniobra a la desesperada del Vaticano, que sólo pretendería seguir captando adeptos. “No me gusta - afirma Monseñor Tagliatella, obispo de Sicilia - entiendo que la Iglesia tiene que revisar su business plan y reorientar su strategyc management hacia el leadership espiritual, pero esto es demasiado. O sea, too much. Que se casen si quieren pero que no lo llamen matrimonio. Que lo llamen gatimonio”

El Vaticano ha querido dejar claro que esta apertura del concepto matrimonial está limitada. Así lo expresa la encíclica papal: “Tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos, y sin duda, las mujeres que aman a sus gatos son un nicho espiritual perfecto para nosotros. CUIDADO. Nos referimos exclusivamente a mujeres que aman a sus gatos MACHOS. Mujeres con gatas sería homosexualidad, y eso es una aberración”.