Ingerir veneno para 'escapar' de una situación incómoda, la última moda proviniente de internet

Se ha popularizado gracias a Slobodan Praljak, un criminal de guerra que se envenenó en directo tras ser condenado

El Citador

1 diciembre 2017
adoelscentes bebiendo 01 de diciembre de 2017 11:06

Una nueva moda se viraliza a un ritmo de vértigo en internet: Envenenarse a uno mismo cuando se está en una situación incómoda.Todo comenzó con el vídeo de Slobodan Praljak, un criminal de guerra que, justo después de ser sentenciado a 20 años de cárcel por crímenes de guerra, ingirió una dosis letal de veneno para fallecer horas después.

El vídeo se hizo viral en pocas horas y poco después comenzaron a darse casos de envenenamiento por toda España.
Es, por ejemplo, el caso de Jaime J. G., que ingresó por urgencias tras ingerir veneno para ratas. Ya recuperado tras un lavado de estómago de emergencia, explica su caso: 'Volvía a casa de trabajar y, justo nada más entrar por la puerta, recordé que había olvidado comprar el pan. Esto iba a enfadar mucho a mi novia porque me lo estuvo recordando todo el día por WhatsApp y yo diciéndole que sí, que no fuese pesada, que dejase de insistir, que si se creía que era tonto. A ver con qué cara le decía yo que no traía la baguette de marras" afirma Jaime.

"Así que recordé el vídeo del señor ese, el que parece Santa Claus bebiendo anís y me dije 'Jaime, envenénate ahora mismo que así sales del paso porque la bronca que te va a caer no va a ser pequeña'. Me fui a la cocina y, antes de que mi novia entrase en ella, me comí medio bote de matarratas. Al principio sabía raro, pero luego tenía un regusto como a pollo. Hay que joderse que todas las cosas atípicas al final siempre saben como a pollo. No sé por qué será. Bueno, el caso, que me comí medio bote y, cuando mi novia entró preguntando por la baguette para hacerse un bocadillo que llevarse al trabajo, yo ya estaba echando espumarajos por la boca. Así que con el susto, el llamar al 112, el paso por urgencias y demás, se le olvidó por completo el tema. Me he quedado ciego, un riñón me va fatal y tengo el estómago perforado, pero mereció la pena, no me arrepiento de nada" asegura Jaime orgulloso.
Como el caso de Jaime se han dado otros 30 en las últimas 48 horas. Personas que por escapar de una cena familiar, una reunión con su jefe o un taxi con la COPE puesta, optaron por ingerir el veneno que tuviesen más a mano ya fuese insecticida, medicamentos o Cruzcampo.
El acto de autoenvenenarse para esquivar una situación no deseada, al que se le llama coloquialmente 'hacer un Praljak', sigue ganando adeptos y no se descarta que el Gobierno tenga que intervenir con algún tipo de campaña para concienciar a los españoles de que envenenarse es nocivo para la salud.