Los Antidisturbios alojados en los cruceros se niegan a actuar hasta que termine la conga

Escuin

20 septiembre 2017
Crucero2 20 de septiembre de 2017 19:21

El Gobierno ha vuelto a cometer un error de cálculo abismal en Cataluña, y no nos referimos a presionar con métodos franquistas una movilización pacífica, o a esa hidalguía que no les permite ni sentarse a hablar, no. Esta vez la han liado con la policía.

Según las última noticias, los antidisturbios destinados en la capital catalana para impedir el referéndum del uno de octubre se alojarán en un crucero atracado en el puerto de Barcelona, y, lógicamente, los problemas no han tardado en aparecer.

“Es que al tercer daiquiri ya no ves el concepto de soberanía nacional de la misma forma”, comenta el sargento Martínez, “Pero lo mejor de la noche fue cuando Peláez entró en la discoteca gritando TODO EL MUNDO AL SUELO...¡ES LA HORA DEL LINGO! Menudo momentazo”

Los sindicatos de policía aseguran que la actividad es normal y que no se están dejando llevar por el cambio de destino: “Una partidita de Black Jack y un desayuno de buffet nunca vienen mal para evitar el estrés entre los compañeros, pero seguimos siendo profesionales de fiar. ¡Esta porra no se desvía ni un milímetro aunque caigan cuatro sol y sombra!”

Por su parte, el Gobierno se muestra tranquilo y asegura que ya tenía previsto un plan B: acercarse al crucero de al lado, montar un macro botellón y luego soltar a los turistas borrachos Rambla arriba para destrozar en una sola noche el centro de Barcelona. ¡Sale más barato que bombardear y es igual de efectivo!