Los empresarios podrán descontar de tu sueldo el rato que pases cagando en la oficina

Modgi

6 junio 2017
1

1 / 9

Es de sobras sabido que muchos españoles utilizan la pausa de ir al baño durante la jornada laboral para realizar gestiones personales como llamar al médico, consultar las redes sociales o cubrirse la mano con la boca mientras lloran en silencio porque odian su trabajo.

Captura de pantalla 2017-06-06 a las 13.22.47

2 / 9

Si un empleado pasa 5 minutos al día en lavabo, al terminar el año equivaldrá a un día entero sin trabajar, cobrando a costa del empresario.

man file 1063238 Pooping-At-Work

3 / 9

Según los cálculos del Ministerio de Empleo, el tiempo que los españoles pasamos cagando en la oficina reduce la productividad en un 4%, lo que equivale a 1,2 millones de euros del PIB del país.

juan rosell

4 / 9

Juan Rosell, el presidente de la CEOE, afirma que "al trabajo se viene cagao y meao de casa. Este dinero que se está perdiendo por el retrete podría invertirse en servicios para todos los españoles, como hospitales privados, escuelas privadas o yates privados con prostitutas. A mí me gusta llamarlos: yatitutas”.

españales

5 / 9

Para detener esta sangría anal que está destruyendo el tejido empresarial de nuestra economía, la patronal ha puesto a la venta los nuevos pañales para adultos Marca España. Avalados por el Ministerio de Empleo, el uso de los Españales será obligatorio y correrá a cargo del trabajador.

DBEkbH2WsAArx6v

6 / 9

Las primeras voces críticas contra la medida provienen de la redacción de la revista El Jueves. Guille, el director, afirma que "el wc es el sitio por excelencia en el que la gente nos lee. Si dejan de cagar afectará a las ventas y ya estamos bastante jodidos. No podemos permitirnos bajar de los 15 millones de ejemplares semanales". Por su parte, Joan Ferrús, el subdirector, ha comunicado que no tiene tiempo de hacer valoraciones porque tiene que acabar de guionar el 75% del contenido de la revista.

hqdefault

7 / 9

Otra medida que podrán aplicar los empresarios es descontar del sueldo la parte proporcional que un empleado pase en el lavabo. "Yo es que cagar con presión no puedo. Me corta el rollo", afirma esta oficinista, extrañamente incómoda por nuestra presencia.

pooping-habits

8 / 9

¿Es este el fin del cagar en la oficina? ¿Convertirá esta ley a España en una superpotencia económica mundial? Todavía es temprano para saberlo. Aunque como sucedió con la reforma laboral, una vez nos la hayan colado, ya no importará en absoluto.

1 / 9