Los socorristas de las playas españolas no rescatarán a los bañistas alemanes

El Gobierno español informa de que ningún turista alemán será socorrido en las playas españolas

Redacción

23 junio 2017
socorrista 23 de junio de 2017 12:09

Ojo por Augen, diente por Zahn. Ante la negativa alemana de emitir eurobonos que calmen las turbulencias económicas de España, Rajoy ha decidido cobrarse su merecida venganza: ningún turista alemán será socorrido en las playas españolas.

El presidente español ha comunicado esta medida en una grave y solemne rueda de prensa que ha terminado diciendo: «Chincha y rabia, Merkeeel. Toma, toma, rebota y en tu culo explota, JA JA JA. ¿Quién es el tonto ahora?».

Àlex Porcel, socorrista de una playa de Palma de Mallorca, se muestra muy disconforme con la medida: «Si me paso el día haciendo el boca a boca a niños yanquis de 100 quilos o reanimando a gabachas con los sobacos más peludos que Chewacca, lo único que pido es darme el gustazo de rescatar a una alemana bien... TEUTONA, EH. Teutona. Tetona. Teutona. ¿Lo pillas, eh, eh, eh, EH?». Ah, España: en el culo de la economía, pero en la cima del humor.

Pero la medida no afecta solo a los socorristas, sino también a los empleados de los hoteles. Rajoy les ha pedido que, textualmente, «les hagan putaditas a los alemanes». Rellenarles los tubos de crema solar con salsa all-i-oli, mearse en sus cervezas o hablarles todo el rato imitando la voz de David Bisbal. Además, para incomodar a los turistas, el gobierno ha repartido entre la población española unos pequeños diccionarios español-alemán "muy especiales" con frases para relacionarse con los teutones:

Hola, ¿cómo estás? = Sieg Heil

¿En qué puedo ayudarle? = Hitler Hitler Hitler Hitler

¿Tienes fuego? = Auschwitz

Lorenzo Parras, propietario del hotel Caga d’Or, ya ha aplicado estas medidas. Según el señor Parra: «Hombre, es como lo de la Eurocopa. Seguimos igual de pobres y mierdosos que antes, pero como mínimo te alegra el día».