Los toreros sacan a pasear el aguilucho franquista para que no se extinga

El paseíllo termina con los toreros y la plaza entera cantando el "cara al sol" interpretado por Bertín Osborne

Marc Oliva

18 septiembre 2017
torero franquista 18 de septiembre de 2017 6:47

Los toreros han querido defender la bravura y majestuosidad del aguilucho franquista dando una vuelta al ruedo tras terminar la corrida. “Es una especie genuina de la fauna española en peligro de extinción, tiene más de 79 años de vida y es un tesoro genético único en el mundo, como la rata imperial de Mussolini”, declara Josele “el fasci” Cabrera.

Otro argumento de los toreros, en favor del aguilucho franquista, es que fomenta el empleo y su crianza beneficia a gran parte del PP.

“El lucimiento del aguilucho franquista también tiene una liturgia cercana a la tauromaquia. Su exhibición en concentraciones a ritmo de desfile militar, los actos vandálicos encubiertos o los cánticos antiseparatistas, homófobos y racistas deben considerarse arte y cultura en mayúsculas”, declara Fran “blanquito” Gallardo.

Durante la jornada se han recogido firmas para hacer una petición oficial a la UNESCO y declarar el aguilucho franquista patrimonio inmaterial de la humanidad.

“Es un animal noble y familiar, fomenta la construcción de comunidades y mantiene la unidad de su entorno aunque en algunas ocasiones tenga que sacrificar, torturar o encerrar a miembros de la especie”, declara Francisco “caudillito” de Vistahermosa.

El acto ha concluido con el sacrificio en la plaza de tres aguiluchos, que es como los toreros muestran su amor a los animales.