Los valencianos aprovechan las Fallas para quemar los edificios de Calatrava

"¡Están siendo las mejores Fallas de mi vida!", afirma uno de los pirómanos

Modgi

8 marzo 2017
llamas calatrava 07 de marzo de 2017 12:40

Columnas de humo negro emanando de un fuego abrasador señalaban la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia como si se tratara de la flecha de Google Maps. Llevados por el thánatos al que inevitablemente conduce toda fiesta multitudinaria, cientos de valencianos aprovechaban el anonimato y el frenesí de las Fallas para prender fuego a lo que más odian de su ciudad: los edificios de Calatrava.

“¡Siente el poder del fuego purificador! ¡Observa como arde la materialización de tu ego, Calatrava, aquella a la que en su día bautizamos como La explanada de la locura!”, gritaba Raúl Salazar presa del júbilo mientras observaba las llamas devorando el Ágora del complejo.

La virulencia con la que el fuego se propagaba producía desprendimientos de paneles y hundimientos de entarimados en el interior de los edificios. A pesar del peligro, se trata este de un comportamiento habitual en la arquitectura de Calatrava, por lo que las autoridades han tardado cuatro horas en percibir que se trataba de un incendio.

“Me importa nada y menos. Los valencianos son unos catetos incapaces de apreciar que mi arte siempre cumple una función. En este caso, la función era cobrar el doble de lo presupuestado”, afirma Calatrava.

El cuerpo de bomberos ha recibido la alarma y se ha personado en el epicentro del incendio para controlar el fuego. “Alguien tiene que asegurarse de que las llamas se extienden y reducen el complejo a cenizas”, asegura el director de Operaciones.