Un millón de runners salen a correr para quemar calorías y hacer sitio para la comida de Navidad

La carrera de "San Calorín" acaba convirtiéndose en el evento deportivo del cuñadismo navideño

25 diciembre 2017

Como cada Navidad se celebra la famosa carrera, en esta ocasión se ha pulverizado el récord de participantes de anteriores ediciones. Un total de un millón de runners han participado este año bajo el lema: “Si quieres cochinillo, corre para hacer huequillo”.

Los puntos de avituallamiento cuentan con turrones, polvorones y unas copitas de cava para animar a los participantes.

La carrera consta de 25 kilómetros de pura motivación cuñadil. En cada kilómetro, como si se tratara de un calendario de adviento, se sitúan pancartas motivadoras con lemas como: “¡Vamos crack! ¡Ya has quemado 20 langostinos!”, “Si quieres mantecado, lo tengo aquí colgado”.

La tradición entre los participantes es la de disfrazarse con motivos navideños cuñadiles tales como renos, Papa Noel o Pablo Motos.

Para aquellos que no quieran correr la “San Calorín” pueden participar en la radical “Carrera Romana”. La competición consiste en vomitar públicamente lo ingerido en Nochebuena. El ganador de la competición consigue gratuitamente una ampliación de estómago para las fiestas del año próximo.

Por mucho que haya subido la popularidad de la “San Calorín”, sigue sin poder rivalizar con las grandes protagonistas de estas Navidades: la maratón de películas y la siestaca.

navidadCuñados