Un partido de fútbol infantil termina con una pelea de padres sobre literatura rusa

Batalla campal entre eslavófilos y occidentalistas que dan un ejemplo horrible a los niños

Modgi

28 marzo 2017
literatura rusa 27 de marzo de 2017 13:51

En pocas en horas se ha convertido en el vídeo viral del día en Internet. Decenas de padres, en un estado de salvajismo deplorable, aprovechan un partido de fútbol que están jugando sus hijos para enzarzarse en una pelea sobre literatura rusa comportándose como energúmenos.

“¡Me cago en mi vida! ¡Pero si Dostoyevski era un escritor de novelitas de intriga para viejas! Ni siquiera puede considerarse escritor. ¡Todo lo que hacía era dictarle a su mecanógrafa! ¡Te reviento!”, grita uno de los padres en el vídeo.

La escena tiene lugar en las Islas Canarias, durante el transcurso de un partido de infantiles entre el U.D. Telde y el U.D Guía. La semana anterior, ambas aficiones habían protagonizado un altercado similar, pero con dosis de ultraviolencia ínfimas comparadas con la batalla sobre escritores rusos.

“¿Pero qué hablas, parguelas? ¡Tolstoi era eslavófilo como el que más! La muerte de Ivan Illich es una crítica a la clase pequeño-burguesa rusa que te arranco la cabeza, ¡mascachapas!", vocifera uno de los padres.

La pelea pronto se sumerge en cuestiones más profundas, dividiéndose los padres en eslavófilos y occidentalistas. A un lado, los partidarios del esencialismo ruso. Al otro, los que defienden que el siglo de oro de la literatura rusa alcanzó su máximo esplendor gracias a la adopción de formas europeo-occidentales.

Insultos y exabruptos se intercalan entre provocadores análisis de teoría literaria. Ambos bandos se enzarzan en un combate bochornoso ante la mirada avergonzada de sus hijos. También hay fans de Gógol, pero estos no entran en combate, sino que se dedicaban a ir dando vueltas sobre sí mismos pensando juegos de palabras y metáforas extravagantes, riéndose de sus propias ocurrencias.

Al final del vídeo, una de la madres asistentes se percata de la virulencia de la escena y trata de poner paz: “¡Basta! Estamos dando un ejemplo terrible a los niños. ¡Sobre todo los occidentalistas, que no tienen ni puta idea!”.