Un rayo divino fulmina a la avioneta de Hazte Oír

El accidente provoca que Arsuaga realice un aterrizaje de emergencia en Sitges

Modgi

1 agosto 2017
Avioneta de Hazte Oír 01 de agosto de 2017 11:13

Tras el éxito cosechado con su autobús transfóbico, que la opinión pública recibió con insultos, pedradas e incluso incendios de alegría, la asociación ultracatólica Hazte Oír ha desempolvado su material de guerra y ha sacado a la calle un nuevo vehículo: una avioneta.

Apenas pocos metros después del despegue, y a pesar de encontrarse con un cielo despejado, un rayo ha alcanzado a la avioneta y la ha hecho estallar. "¡Dios, esto es mi Dunquerke!", ha gritado Arsuaga.

El valeroso piloto Ignacio Arsuaga, el Luke Skywalker de la transfobia, se ha visto obligado a saltar en paracaídas para realizar un aterrizaje de emergencia. La suerte ha querido que sus huesos dieran con la arena de una playa nudista de Sitges, frecuentada en gran parte por público LGBTIQ. "¡Dios, esto es mi Dunquerke, la parte de la tierra!", ha gritado Arsuaga.

La avioneta de Hazte Oír lucía la inscripción "van a por tus hijos", por lo que se sospecha que era un mensaje de advertencia dirigido a aquellos que llevan a sus hijos a colegios de curas.

Los bañistas han ayudado a Arsuaga a ponerse en pie tras el accidente. Sin embargo, los alaridos tránsfobos del piloto, que se ha dirigido al público de la playa gritando "¡no necesito ayuda de una panda de invertidos, aunque sean guapísimos!", han hecho cambiar de opinión a los bañistas, que lo han arrojado al mar.

"¡Dios, esto es también mi Dunquerke! ¡La parte del aguGlup glup glup!", gritaba Arsuaga mientas se hundía en las profundidades.