Repartidor de comida a domicilio gana etapa del Tour

El ciclista, cegado por la prisa, adelantó al pelotón y a dos grupo de escapados.

6 noviembre 2016
Repartidor 04 de noviembre de 2016 22:36

El boom de las app de comida a domicilio ha disparado la presión bajo la que trabajan sus repartidores. Aplicaciones como Deliveroo, Glovo o Take eat easy han llenado la ciudad de ciclistas estresados, compitiendo entre ellos por una propina jugosa y una buena valoración en las redes que aumenten su caché y así mejorar su mísero sueldo de falso autónomo.

Así, en pleno subidón para conseguir un reparto a tiempo, Manel Guitard coronó dos puertos de primera y otro de primera especial, sacando más de dos minutos al pelotón.

“No me di cuenta: había muchos coches, motos cruzándose, gente gritándome y lanzándome cosas, vamos, lo normal cuando circulo por Barcelona. Lo jodido es que, con todo el rollo de las azafatas, los besos y el ramo, entregué el dim sum frío y me valoraron de pena”.

La presión es tal, que se han comenzado a denunciar casos de doping entre los repartidores: pastillas de cafeína para mejorar el rendimiento, papelinas de Isostar con speed, incluso transfusiones de sangre rica en glóbulos rojos en plena puerta de un Thai takeaway. Una vorágine que terminará por consumir las vidas de estos jóvenes que compiten y se joden el espinazo para que nosotros no pausemos la partida del Call of Duty y andemos dos calles a por comida china. ¡Héroes del siglo XXI!