Las news

La actualidad es tan rabiosa, ¡A veces muerde!

Reyerta por la colocación de toallas en Benidorm termina con 37 antidisturbios heridos

Escuin

17 agosto 2017
Benidorm_interior 01 de agosto de 2017 21:59

El intento de la policía municipal de Benidorm por zanjar de una vez por todas con el caos en las playas terminó de nuevo en un baño de sangre. 37 antidisturbios heridos de gravedad y 3 ancianos magullados es el cómputo de la batalla campal que se organizó ayer en la playa de Levante.

“Pocas instantáneas superan en épica, dolor y sacrificio a la de cuatro compatriotas plantando su bandera en Iwo Jima. Pero el hecho de clavar la sombrilla, reclamando tu lugar en esta playa atestada, lo rebasa con creces. ¡Y no voy a ceder ni un palmo de arena ante estos imbéciles!”, asegura un veterano de la Segunda Guerra Mundial afincado en Benidorm.

Los antidisturbios, confiados ante la avanzada edad de los veraneantes, tuvieron que replegarse ante un bombardeo de dentaduras, tuppers con tortilla de patatas y bolas de petanca lanzadas con precisión milimétrica.

“Antes que policía fui legionario y no he vivido jamás una locura como esta. Estos viejos han pasado una guerra y no van a ceder fácilmente”, se sincera uno de los antidisturbios.

El ayuntamiento, obcecado en terminar con el desorden en las playas, no piensa ceder y ya ha pedido refuerzos militares al estado. A lo que el Jefe de Estado Mayor de guardia ha respondido: “Y una mierda. Yo no meto a mis chicos ahí. ¡En ese puto infierno!”

Parece que esta vez los ancianos se han salido con la suya y podrán seguir gobernando la arena a su antojo. Al ayuntamiento de Benidorm solo le queda esperar y que los veteranos mueran y el envejecimiento de la población millennial traiga una generación de jubilados más mansa a la que poder aporrear sin miedo.