Sorteo de Champions: el Madrid queda emparejado con una bola en llamas

El encargado de calentar las bolas del sorteo marcó la opción "grill" en el microondas

Modgi

17 marzo 2017
bola champions llamas 17 de marzo de 2017 7:53

El sorteo de los cuartos de final de la Liga de Campeones de fútbol ha vuelto a sonreír al Real Madrid. Los blancos, agraciados por la casualidad o quién sabe si beneficiados por la simpatía de la caprichosa simpatía Diosa Fortuna, han tenido la surte de quedar emparejados con el rival más asequible: una bola incandescente.

Los habituales rumores de amaño con el objetivo de favorecer al Madrid han quedado desmentidos. En el sorteo no ha habido bolas calientes. Solo bolas en llamas.

Al contrario de lo que venía siendo habitual, el encargado de sacar las bolas y, por tanto, de decidir los enfrentamientos en la eliminatoria, no ha sido la mano inocente de un futbolista sin ningún tipo de predilección, como Luis Figo o McManaman. Esta vez, la responsabilidad ha caído en manos de un desconocido. Un hombre con gafas sin cristales, bigote postizo y nariz de plástico que se ha presentado como "Florenciano Pérrez" (él mismo ha realizado el gesto de las comillas al pronunciar su propio nombre).

Los analistas coinciden en que, de todos los rivales del bombo, el más fácil de batir es la bola en llamas. El motivo es que ni siquiera se trata de un equipo de fútbol, sino de una simple bola ardiendo.

El sorteo se ha celebrado en el paraíso fiscal habitual, sede la UEFA y de delincuentes comunes del Partido Popular. A pesar de las estrictas medidas de seguridad que rodeaban al evento, un incendio, probablemente provocado por una bola en llamas, ha obligado a desalojar el edificio y a una intervención de los bomberos. El misterioso "Florenciano Pérrez" ha huido arrojándose por la ventana y levantando el vuelo, justo antes de transformarse en murciélago, mientras exclamaba "trabajo completado. ¡Muhahaha!"