Treintañero inseguro se deja barba para compensar que se está quedando calvo

Creía que si se rapaba el pelo se parecería a Jason Statham pero descubre que no

Modgi

12 enero 2017
calvobarbaa 10 de enero de 2017 11:56

Tras varios meses observando como cada mañana su colchón parecía un mapache atropellado, y harto de comentarios jocosos del estilo “se te ve el cartón” o “joder, tío, tu cabeza parece el peñón de Gibraltar”, el adulto que rodea la treintena conocido como Manuel Vidal ha asumido definitivamente que se está quedando calvo.

Su primer impulso fue raparse al cero y comportarse como un malote. Creía que se parecería a Jason Statham o Bruce Willis, pero pronto descubrió que más bien se asemejaba al profesor Xavier.

De esta manera, el treintañero Manuel Vidal sucumbió a las atávicas inseguridades capilares que asaltan a todo hombre que empieza a perder el pelo, y decidió dejarse barba para compensar la calvicie, convirtiéndose en un no de los millones de “calvobarbas” que transitan de manera indistinguible por cualquier ciudad europea.

“No es tan grave. Si me pongo una boina o un gorrito de lana nadie notará que soy calvo”, se repite a sí mismo ante el espejo.

El calvobarbismo es una de las epidemias más sobrecogedoras de nuestros tiempos, tan solo comparable a los señores mayores con monopatín o las personas adultas que han perdido la capacidad del habla y solo saben comunicarse a través de gifs y stickers.