Tres guardaespaldas y un mayordomo ingresan casualmente en la misma prisión que Iñaki Urdangarin

19 febrero 2017
urdangarin 19 de febrero de 2017 9:11

Cuando el pasado viernes se conoció la sentencia que obligaba a pagar a la Infanta la asignación de un par de semanas en Suiza y metía a su marido en la cárcel, cierto hechos pasaron desapercibidos a la opinión pública.

En Barcelona, Miquel Julians era detenido por mirar mal a una anciana en plena zona alta. Miquel era mayordomo.

A su vez, en diferentes puntos de España, varios de los mejores guardaespaldas del país eran detenidos por escupir un chicle, tráfico de cromos de la liga 1996-1997 y ser demasiado parecido a Cobra como para pasear por la calle.

Por maravillas del azar, los detenidos han ido a parar a la misma prisión en la que ingresará Iñaki Urdangarin. Y, ¡fíjate tú qué coincidencia! Los guardaespaldas han sido instalados en las celdas colindantes a la del ex Duque de Palma y el mayordomo (hay que ver qué carambolas) será el compañero de celda de Iñaki.

Desde la Casa Real aseguran que no hay nada sospechoso en la actuación de las fuerzas de seguridad del estado y que todo se debe a un cúmulo de cruces del destino dignos de un capítulo de Dirk Gently.

Según Instituciones Penitenciarias, “ya que están en prisión, quizá quieran reducir su pena echando una mano en los servicios de la prisión como: evitar que apuñalen a Iñaki con un pincho, poner el culo por Iñaki en las duchas o ponerle el batín de seda y llenarle la pipa al cierre de luces. “

Con suerte, reducirán la condena para salir justo en el mismo momento en que el marido de la Infanta recuperé la libertad. Una fecha que, si no estamos muy equivocados, tampoco será muy lejana.