Urdangarin consigue trabajo como camarero

La bajada del paro afecta al marido de la Infanta, que trabajará en un chiringuito

Modgi

4 julio 2017
cola del paro

1 / 7

Desposeído de su pensión de miembro de la familia real, y con el mísero subsidio con el que apenas le alcanza para pagar su residencia en Suiza, sus entradas a clubs deportivos selectos y su comida en restaurantes de lujo, Iñaki Urdangarin se ha visto obligado a buscar trabajo.

chiringuito de día

2 / 7

El marido de la Infanta Cristina, condenado a más de seis años de cárcel por su implicación en el Caso Nóos, ha superado las pruebas necesarias para integrarse en la plantilla del “Paco’s Beach”, un popular chiringuito de la Costa Brava.

Ministra Báñez

3 / 7

El yerno del Rey contribuye así a mejorar las cifras del paro, que ha descendido en 98.317 personas. “Calculamos que tres de cada cuatro son camareros. La cuarta, en cambio, es ayudante de camarero”, afirma la Ministra Báñez.

chiringuito sangria

4 / 7

Como la mayoría de españoles que solo pueden acceder a un trabajo en verano porque viven en un país de mierda cuya economía está enfocada a la explotación intensiva del turismo, Urdangarin trabajará en doble turno. Por el día, Iñaki servirá mesas en Paco’s Beach a la hora de las comidas, en las que la bebida estrella es la sangría. Y el plato estrella, como no podía ser de otra manera, también es la sangría.

chiringuito de noche

5 / 7

A partir de las diez de la noche, Urdangarin trabajará en el Paco’s Beach Lounge Club, que es el mismo chiringuito, pero con sillas y pufs blancos, lo que cual permite al propietario cobrar los gin tonics cinco euros más caros.

camarero urdangarin

6 / 7

En las sesiones del Paco’s Beach Lounge Club, Urdangarin preparará mojitos en una barra especial dispuesta para ello. Los jueves, cuando el volumen de público baja ostensiblemente, actuará en el espectáculo de monólogos del chiringuito. “Tengo unos chistes de veganos buenísimos”, asegura Urdangarin con la mirada vacía, tratando de convencerse a sí mismo mientras una lágrima rueda por su mejilla. "Estoy donde quiero".

1 / 7