La valla de Melilla se elevará a 6,16 metros para seleccionar a futuros campeones de pértiga

Escuin

2 agosto 2017
Valla 01 de agosto de 2017 20:32

El nuevo asalto a la valla de Melilla ha vuelto a disparar las alarmas en el Gobierno, que intenta defender ante Europa la necesidad de mayores controles de acceso.

Según Javier Merino Pijuárez, subsecretario de Inmigración y Deportar Gente: “El Estado desea evitar a toda costa la llegada de inmigrantes, bueno, a no ser que sean de esos que ganan medallas de oro en los Juegos Olímpicos. Pero oiga, siempre desde el respeto a la vida humana, que no somos monstruos. A los que caen encima de las concertinas se les entrega agua oxigenada, hilo, aguja y una medalla con el mensaje ‘Gracias por Participar’ mientras son deportamos a sus dictaduras de origen”

Por si fuera poco, se están estudiando nuevas formas de acceso al país, y gracias a un patrocinio de Florentino Pérez, podrán obtener la nacionalidad española aquellos migrantes que consigan meter un balón por un agujero de 24 centímetros en la valla chutando desde 50 metros, o correr 100 metros en menos 10 segundos, perseguidos por legionarios hasta el culo de cocaína.

Por suerte, no todos los sectores del poder español se han mostrado de acuerdo con tamaña falta de sensibilidad. Amancio Ortega, por ejemplo, ha declarado que resulta aberrante discriminar a los extranjeros por raza, edad o nacionalidad, siempre que sepan coser y mantenerse despiertos 22 horas al día.