Xavier García Albiol se suicida en su búnker

El líder de la extrema derecha es encontrado muerto de un disparo en la cabeza

Modgi & Proscojoncio

21 diciembre 2017
albiol se suicida en su búnker 19 de diciembre de 2017 11:15

En octubre de 2017, advirtiendo el avance inexorable de las fuerzas aliadas republicanas, Xavier García Albiol se trasladó al Führerbunker debajo de la Cancillería de la capital. El complejo subterráneo de dos pisos contaba con todo lo necesario para vivir: comida, pertrechos y un DVD con los mejores goles del RCD Espanyol, de quince segundos de duración.

A medida que las noticias del derrumbamiento del reich llegaban al búnker, Albiol desarrolló una aguda paranoia. Ya no quemaba banderas esteladas, sino documentos sobre cajas B. El Führer se preparaba para el final.

Tras las deserciones de sus colegas Miquel Iceta e Inés Arrimadas, Albiol hizo redactar su testamento personal y político, dejando las últimas indicaciones y acusando por última vez de todos los males de la patria a sus enemigos acérrimos: los gitanos rumanos independentistas.

El 21 de diciembre de 2017, tras un frugal almuerzo de pan con tomate, solo que en lugar de tomate era cerveza, y en lugar de pan, más cerveza, Albiol se retiró a sus aposentos.

A las 3:30h, Andrea Levy halló el cuerpo de Albiol cubierto de sangre en el sofá, producto de un disparo en la cabeza. Por si fuera poco, su último y más fiel amigo, su perro, también le había engañado. Había escupido las pastillas de cianuro y se encontraba follándole una pierna al cadáver.