Estas son las 5 mascotas alternativas a Cobi que Barcelona rechazó

El mismo Javier Marsical nos explica y muestra los arriesgados diseños que el Ayuntamiento de la ciudad no se atrevió a poner como mascota

Joan Ferrús

17 octubre 2016

Hoy se cumplen 30 años de la designación de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos del 92. A pesar de que la candidatura fue promocionada por un falangista como Samaranch y que la ciudad fue entregada a los promotores inmobiliarios y turísticos, los más polémico de esos JJOO fue su mascota, Cobi.


Creada por Javier Mariscal, durante años la especie a la cual pertenecía Cobi ha sido un misterio. ¿Es un gato? ¿Un canguro? ¿Un humano muy feo? Nada de eso: se trata de Satanás, con el que Mariscal hizo un oscuro pacto en su juventud a cambio de que rediseñase su imagen para hacerla más popular entre los niños.


Pero esta no fue la única idea que entregó al Ayuntamiento de Barcelona. Mariscal barajó otras opciones como mascotas de Barcelona 92 y él mismo nos las explica a continuación.

UN PENE

polla

"Sí, joder, ¿por qué no? Un pene. Ahí, con dos cojones, pensé. Una polla por mascota. ¿Qué puede haber más transgresor? La verdad es que cuando me llamaron para el encargo me la estaba cascando y claro, fue la primera idea que tuve, ¿no? Fueron unos años muy locos. Los "locos ochenta", como me gusta llamarlos a mi. Nos la pelábamos como unos micos. Y eso cuando no estábamos follando. ¡O follando y pajeándonos a la vez!"

"En fin, que para mi el pene representaba el espíritu de esa Barcelona canalla así que lo dibujé y lo envié en seguida con el número de mi cuenta bancaria al Ayuntamiento. Fue rechazado de inmediato"


UNA ENSAIMADA

ensaimada

"A ver, hostia, es que yo soy valenciano. ¿Cómo iba a distinguir un catalán de un mallorquín? Pues unos son los que hablan raro y los otros los que hablan aun más raro, ¿no? Bueno, no sé, que total, que le envié esto porque pensaba que la ensaimada era típica de Cataluña y al final no."

"Bueno, yo que sé, eran los ochenta (los "locos ochenta") y básicamente los que nos importaba era follar y sacarle brillo al mosquete. La geografía y los productos típicos me la pelaban. Bueno, no me la pelaban, porque entonces sí que me habría interesado. ¿Me explico? Bueno, he dormido poco, hoy"


UNA GATA

gata

"Pf, no sé, otra mierda. Se me ocurrió mientras me estaba pajeando y vi pasar un gat... bueno, eso a vosotros no os interesa, no vivisteis los "locos ochenta" y seguro que me juzgaríais. No estáis preparados para entender el summer of love."

"En resumen, que tampoco les flipó y la desestimaron. Al final se la cambié por una mamada a una china que conocí en las Ramblas. Al final resultó no ser una china si no un hombre de negocios ruso de 56 años. Pero no me importó. ¿Sabéis por qué? Porque eran los "locos ochenta".


YO MISMO

auto

"Un autorretrato. Toma, con dos cojones. Y bien guapo que salgo, ¿eh? Al Ayuntamiento de Barcelona pues como que le pareció una birria y a ver, joder, que también lo entiendo, ¿eh? Demasiado narcisista. Pero en los "locos ochenta" las pajas y la cocaína nos henchían el ego y claro, al fina¿QUÉ?"

"¿Que el encargo fue en los noventa y no en los ochenta? Joder, ¿y no podíais haberlo dicho antes? Llevo toda la entrevista refiriéndome a los ochenta. A ver si la gente se va a pensar que soy imbécil o algo"


EH... ¿NADA?

nada

"Pf, no sé, en esa época se llevaba mucho el rollo minimalista en la decoración de las discothéques en Barcelona y dije... ¿por qué no? Pues porque no. Rechazado. Yo pensaba que los catalanes eran imbéciles y... bueno, que lo son, ¿eh? Pero no tanto"