Inda tiene cuentas en Andorra y Suiza y ha cobrado del gobierno venezolano

Pascual Serrano

17 enero 2017

El director de Okdiario y tertuliano de LaSexta, Eduardo Inda, tiene una cuenta bancaria en Suiza donde ingresa el dinero que cobra del caso Palau, un caso de corrupción en el que los implicados se habrían embolsado 6,6 millones de euros en comisiones procedentes de la empresa Ferrovial. Además, las fuerzas de seguridad del Estado han descubierto otra cuenta del director de Okdiario en Andorra con 12,9 millones. Y no solamente esto, también disponemos de documentos bancarios que demuestran que Inda cobró del gobierno venezolano.

Concretamente el gobierno de Maduro pagó 272.000 dólares al periodista en el paraíso fiscal de Granadinas en 2014.

Todo lo que he escrito en el anterior párrafo me lo he inventado, no es verdad. En realidad no me lo he inventado del todo, lo he copiado de lo que se inventó Eduardo Inda sobre Artur Mas, Xavier Trias y Pablo Iglesias y que ha resultado ser mentira, como muchas otras de sus exclusivas y afirmaciones. Voy a ver si con estas mentiras y dejando de pasar la pensión alimentaria a mis hijos consigo un currículum suficientemente valioso para que LaSexta me contrate de tertuliano. He necesitado algunos años de profesión, pero ya me he dado cuenta de cómo se puede triunfar de periodista en las televisiones españolas.

portada2069

Algún inocente, como Juan Torres, creyó que siendo catedrático de Economía y con el respaldo de unos cuarenta libros publicados, podría explicar su pensamiento en una tertulia de televisión. Pero no, comprobó que ese lugar está pensado para individuos como Inda que, con sus mentiras, miserias e insultos, campan libremente en ese ecosistema. Y Juan Torres se tuvo que ir a mitad del programa.

El problema no es Eduardo Inda, miserables siempre habrá, el problema es un ordenamiento legal en el que los periodistas pueden mentir con apenas sanciones y unas televisiones que valoran más la capacidad de generar escándalo que la decencia profesional.

En las dictaduras se lograba controlar la información mediante la censura, es decir, la prohibición de que determinadas verdades pudiesen ser difundidas. En nuestro modelo actual no hace falta censurar verdades, basta con que televisiones y otros medios contraten a Inda y gente de su calaña para que las verdades terminen sepultadas con sus mentiras.