Putos ricos, pobres 'pringaos'

Pascual Serrano

22 noviembre 2016

Los españoles tenemos un salario medio de 1.634 euros mensuales. Aunque el ciudadano medio ha perdido retribución anual desde 2008, se podría pensar que ese sueldo es razonablemente digno.

Pero es que las medias aritméticas siempre son tramposas. Si tu te comes un jamón y yo ninguno, no es verdad que nos hayamos comido medio jamón cada uno.

Y eso es lo que pasa con los sueldos, por ejemplo que el 22% de los trabajadores españoles cobra menos de 300 euros al mes. Al inicio de la crisis ese porcentaje era del 16% de los asalariados. A todo ello, añadir que los ingresos de los más pobres cayeron en España el 13% entre el 2007 y el 2011. La OCDE ha revelado recientemente los países en los que existe una mayor desigualdad salarial. España es uno de ellos ya que el 10% más favorecido acumula un 43% de la riqueza total del país.

La crisis económica, que como siempre solo es para los mismos, ha acentuado estas diferencias.

portada2061

¿Y cómo les va a los ricos? En 2014, mientras el salario de los españoles se redujo con respecto al año anterior, los altos directivos del Ibex aumentaban sus retribuciones en un 25,1%. La media de lo que cobran los cargos empresariales del Ibex alcanzó los 2,37 millones de euros. Y todo eso sin contar stock options, fondos de pensiones, pagos en especie y finiquitos multimillonarios. Es decir, ganan como 658 trabajadores de los que cobraban menos de 300 euros, que son más de la quinta parte.

El caso de los bancos es espectacular. Un total de 119 banqueros españoles obtuvieron una remuneración superior a un millón de euros en el año 2014, lo que sitúa a España como el quinto país con un mayor número de directivos bancarios con salarios millonarios, por detrás de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

En concreto, el salario medio de estos banqueros españoles alcanzó los 2,39 millones de euros, una cifra que supera la media de la Unión Europea, que se situó en 1,9 millones de euros, según un informe de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés). Encontramos el caso de un directivo del BBVA que se jubiló con 55 años con una pensión de 4.900 euros… ¡al día! Es decir, este banquero, sin trabajar, cobra al día lo que en año y medio uno de los trabajadores de menos de 300 euros al mes. Pero lo insultante es que ese dinero sale de nuestros bolsillos: 51.303 millones de euros en ayudas públicas y otros 110.895 millones en garantías del Estado.


En 2007, el gestor de fondos de alto riesgo John Paulson ganaba 3.700 millones de dólares, más de 80.000 veces el sueldo medio de Estados Unidos.

O dicho de otra forma, un señor cuyas apuestas contra el mercado de hipotecas basura contribuyeron a desencadenar el hundimiento financiero de 2008 y la crisis global, ganaba tanto como 80.000 enfermeras que dan asistencia sanitaria esencial a seis millones de ciudadanos. ¿Cuál es la lógica humanística y decente que pretende hacernos creer que ese hombre vale tanto como 80.000 enfermeras? Sobre todo, si algunos pensamos que no vale ni como tan solo una.