Rivera, buen chaval

El cambio sensato, cojones

12 julio 2016

En las últimas elecciones voté a Albert Rivera. Es joven, guapo, le veo muy preparado y dice las cosas como son. Me encanta escucharle, es educado y sabe mantener a raya a sus contrincantes políticos. Además lloró en Venezuela y abrazó a los niños refugiados, lo cual refleja que es muy buena persona.

España necesita políticas sensatas y de centro. Para evitar que el bolivarianismo provoque una catástrofe es necesario concienciar a la gente. A partir de hoy, mientras hago cola en el comedor social o en alguna oficina de empleo, daré pequeñas charlas acerca de los peligros del comunismo y la necesidad de seguir aplicando políticas liberales que generen riqueza y empleo. Hoy por ejemplo, mientras guardaba cola en Cáritas he estado hablando de las largas colas que diariamente tienen que soportar los venezolanos para comprar alimentos básicos.

Os dejo, que ahora toca sacar al país adelante con mi esfuerzo y trabajo. Me espera una larga tarde vendiendo pañuelos en el semáforo.