Soy español, español, español...

Pascual Serrano

11 octubre 2016

Los gobernantes miserables, junto con los gobernantes criminales, que en nuestro país hace tiempo que coinciden bastante, a falta de abanderar principios, valores o mejoras sociales, recurren al patriotismo huero. Y el 12 de octubre es el día del paroxismo para los españoles patrios. ¿Pero qué es España? El Real Instituto Elcano le pidió a más de 4.000 ciudadanos de una decena de países que dijeran lo primero que les viniese a la cabeza al pensar en nuestro país. Salió toros, fútbol y sol. O sea, tortura al animal con el que se supone identificamos nuestro país, un juego inglés en el que once jugadores corren detrás de una pelota y un astro que si utilizas su energía en casa el gobierno te cobra un impuesto para las empresas eléctricas.

Seguimos con más información de nuestra Marca España, como algunos gustan llamar. En el informe de corrupción mundial, Transparencia Internacional nos coloca a la mitad de la tabla del mundo, muy detrás de Alemania, Reino Unido o Suecia, pero cerca de Turquía y Rusia. El Comité de Informativos de la ONU castiga a España sin representación por las constantes denuncias de manipulación y violación en TVE de los “códigos deontológicos que exigen respetar la pluralidad, imparcialidad e independencia”.

Sobre el famoso sol que tanto nos identifica y nos enorgullece, tenemos más de 20 arbitrajes internacionales por los cambios normativos en las energías renovables. Las demandas que enfrenta el gobierno español se estiman entre tres mil y diez mil millones de euros. Luego están nuestros jóvenes, millón y medio salieron del país desde el inicio de la crisis ante un paro que afecta al 45 % de los menores de 25 años.

Portada eljueves "Día de la Hispanidad" 12 octubre 2016

En cuanto a las libertades tenemos todo un catálogo de informes del Comité de Derechos Humanos de la UNU denunciando múltiples casos de violaciones en España, y al relator de la ONU contra la Tortura acusando al gobierno de ocultar casos de abusos en las comisarías. Existen pronunciamientos críticos contra nuestro país y nuestras legislaciones por parte de la Comisión Europea, el Tribunal de Justicia de la UE, el Consejo de Europa, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y no digamos de nuestro mayoritario votado gobierno. Sentando en los tribunales por organización criminal y uso de dinero negro.

Si usted está orgulloso de nuestra Marca España le recuerdo que ese emblemático toro que los castizos llevan como adhesivo en su automóvil, o los turistas compran estampado en camisetas, gorras o cualquier otra indumentaria, es propiedad parcial de una empresa china, dueña de la firma Osborne. Igual sucede con el archifamoso Edificio España de Madrid, que bien podría llamarse Edificio China porque fue comprado por una inmobiliaria de este país.

Empresas que creemos tan españolas como la hostelera NH o la cárnica Campofrío son propiedad parcial de firmas chinas. Y se considera que al menos la quinta parte de la deuda pública española se encuentra en manos de los chinos. Algunos políticos y gobernantes gustan hablar de empresas españolas al referirse a Telefónica, Repsol, BBVA o Endesa. Lo que caracteriza a esas empresas es que alguna vez sí fueron españolas porque eran públicas, eran de todos los españoles, pero las vendieron y ahora son de sus accionistas. A saber de qué nación son. Concretamente en Repsol o Telefónica hay capital estatal de otros países, es decir, son más dueños otros ciudadanos que los españoles.

Pero no se preocupe, algunas cosas sí son de usted por ser español. Concretamente una deuda de 23.332 euros por ciudadano, que es lo que nos corresponde a cada uno por una deuda pública generada fundamentalmente por los 51.303 millones de euros que puso el Estado para los bancos y de los que solo ha recuperado el 5,2%. Así que cada vez que cante lo de “soy español, español, español...” acuérdese de los veintitrés mil euros que debe precisamente por eso.