Por qué pegar a los nazis está bien

Los límites de la paradoja de la tolerancia