Día de la Inmaculada Concepción

La historia cambia cuando el protagonista no es una paloma sino alguien de carne y hueso