El Piolín por fin se va de Barcelona

Pero los agentes que dormían en él se quedan en Cataluña