El Jueves ya es cuarentón

27 de mayo de 2017, 10:21
El jueves es cuarenton 3 de abril de 2018 12:09

El 27 de mayo de 2017 El Jueves cumplió 40 años, que se dice pronto. A lo largo de cuatro décadas han pasado por las páginas de la revista los mejores humoristas gráficos de España. La revista, ideada y editada en mayo del 1977 por José Ilario, fue adquirida meses después por Grupo Zeta. En 1982 los hasta entonces dibujantes Gin, J.L. Martín y Óscar Nebreda se conviertieron en los editores de la cabecera. Desde hace más de diez años la revista la edita RBA, cuyo presidente es Ricardo Rodrigo, uno de mayores referentes del país en materia de edición y mecenazgo cultural. El Jueves es el semanario de humor más longevo de la historia de España y se ha afianzado como una de las publicaciones más críticas y divertidas del quiosco.

La revista se ha caracterizado desde sus inicios por contar con un elenco de personajes propios emblemáticos. El primer editor de la revista, José Ilario, concibió El Jueves en 1977 con una premisa muy sencilla: hacer un Pulgarcito para gente adulta. Pulgarcito fue el semanario de historietas de humor más famoso de la editorial Bruguera. Dirigido al público juvenil, de sus páginas surgieron personajes inolvidables como Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape o las Hermanas Gilda, entre tantísimos otros. El Jueves, a lo largo de sus cuatro décadas de historia, ha alumbrado a personajes que también forman parte ya del imaginario popular español: Makinavaja, Martínez el facha, ¡Dios mío!, Historias de la Puta Mili o el Profesor Cojonciano son algunos ejemplos impepinables. Misión cumplida. Y seguimos.

La crítica social es otra de las constantes en El Jueves. Los personajes de la revista son representativos de la sociedad española del momento y la satirizan de arriba abajo. Además, cada semana El Jueves aborda las noticias más relevantes de la actualidad con viñetas siempre críticas y mordaces. A menudo, lo que a un columnista serio le lleva varios párrafos plantear, desarrollar y concluir, un humorista de El Jueves puede despacharlo en una viñeta, sin andarse con paños calientes y encima provocando carcajadas. En las páginas de la revista se cuestiona todo: el poder establecido, los usos y costumbres, y en general toda manifestación de la estupidez humana. Es una materia prima que no parece que vaya a agotarse.

A lo largo de 40 años la sociedad española ha ido cambiando poco a poco (aunque más rápido de lo que les gustaría a algunos) y las páginas de El Jueves también. Se han incorporado nuevas secciones, cada una hija de su tiempo y de sus autores, y otras han dejado de publicarse con el transcurso de los años. Es una de las claves incontestables de la longevidad de la revista: renovación constante, sin prisa pero sin pausa.

El Jueves ha dado cabida a los mejores humoristas gráficos del país. La cabecera ha permitido desarrollar el talento de varias generaciones de dibujantes y guionistas de humor. En las páginas de El Jueves los autores pueden dar rienda suelta a su ingenio sin cortapisas, en estos 40 años no ha existido en el quiosco una publicación igual.

Además de los mejores autores, El Jueves cuenta con los mejores lectores. Muy fieles, cómplices, exigentes y amigos; todo ello a la vez. Los lectores son una parte absolutamente indispensable para que la revista lleve saliendo más de dos mil semanas seguidas. Leer El Jueves causa afición, lo que se traduce en la gozosa costumbre de acudir al quiosco con regularidad. Cada nueva generación de personajes y autores ha enganchado a una nueva generación de lectores, que se ha sumado a la nutrida parroquia de fieles ya existente. Porque los lectores mantienen un vínculo especial con El Jueves. Existen los hermanos de sangre, también los hermanos de leche; los lectores y autores de El Jueves son hermanos de risa.

¡Larga vida al humor y larga vida a El Jueves! ¡Cuarentones, y a mucha honra!