Las news

Seis horas de espera para una sonda rectal

La sanidad alienígena, cada vez peor

comparte este artículo

Las news

Seis horas de espera para una sonda rectal

La sanidad alienígena, cada vez peor

Alienígenas

Chappaquiddick, MT.— «El proceso de abducción en sí sigue siendo rápido; ahí, ninguna queja», cuenta Michael K. Philipigan, asiduo de los experimentos extraterrestres desde los 27 años. «Rayo de tracción, derroche de luz blanca, todo como una seda. Pero ahora en vez de los simpáticos hombrecillos grises con sus instrumentos de cibertortura te encuentras sólo una mujercilla gris que te da unos formularios y un boli y hala, ya te llamarán.»

No es el único en quejarse: en los grupos de terapia para abducidos recurrentes, el discurso ha pasado de “me robaron mis óvulos y me taladraron los dientes” a “¡hay que ver cómo está el servicio!” Amelia J. Vilanowicz, de Wisconsin, asegura que en su última abducción estuvo seis horas compartiendo sala de espera con otros tres paletos y dos vacas. «Para una sonda rectal, que antes te lo hacían en una noche, al final llegué tarde al curro.»

Los alienígenas, en declaraciones a MG, atribuyen estos problemas a los recortes en I+D de su civilización. «Venimos a hacer prácticas a la Tierra, pero luego hemos de buscarnos la vida en Andrómeda, porque en esta galaxia no hay futuro.» Un drama.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?