Acusan de terrorismo a un joven por pegarle un resfriado a un guardia civil

‘Es un ataque bacteriológico’ asegura el juez

Carles Ponsi

16 de abril de 2018, 13:06
Resfriado 16 de abril de 2018 11:03

Tras un año y seis meses desde la detención de los jóvenes de Altsasu, un nuevo caso vuelve a irrumpir en la palestra de la justicia española. Y es que esta mañana se conocía que un joven ha sido imputado por delitos de violencia y terrorismo tras pegarle un resfriado a un guardia civil.

La Fiscalía del Estado, que pide 60 años y medio de cárcel, ha destacado que están estudiando ampliar la pena: “Pegar a un guardia civil es violencia y terrorismo, pero el hecho de que sea un resfriado se podría considerar como uso de armas bacteriológicas.”

El fiscal del caso nos destaca que podrían haber más agravantes si se confirma su identidad: “Podríamos estar ante un miembro destacado de la cúpula. Su vocabulario denota un alto grado de conocimientos paramilitares. Por ejemplo, en su versión de los hechos declaró que le dió un ataque de tos delante de la víctima. Un ATAQUE.”

Aunque su identidad sigue siendo desconocida, fuentes policiales aseguran que podrían haber encontrado la pista definitiva: “Podríamos estar ante un alto mando de ETA. En el botiquín de su casa hemos localizado material escrito en euskera como Lizipaina e Ibuprofeno.”

Asimismo, tras ser dado de alta del catarro, la víctima recibirá esta misma tarde la medalla del mérito de la guardia civil tras pegar una paliza al médico hasta dejarlo tetraplégico por recetarle supositorios.