Albert Rivera lleva tres días discutiendo frente a un espejo creyendo que habla con Pablo Casado

"¡Ese gesto ese mío! ¡Ese también! ¡Deja de copiarme!" grita el líder de Ciudadanos

Modgi

19 de julio de 2018, 09:50
Albert Rivera discutiendo frente a un espejo 19 de julio de 2018 7:50

Una dotación del cuerpo de los bomberos ha irrumpido esta mañana en la vivienda de Albert Rivera para rescatarlo. Los bomberos habían sido alertados por un vecino, que decidió llamarlos después haber estado tres días escuchando gritos y golpes en el piso de Rivera, mañana, tarde y noche.

"El sujeto llevaba tres días gritando frente al espejo, sin comer. Se encontraba en un estado deplorable. Estaba psicótico perdido, padecía delirios y por poco muere de inanición. Hemos tenido que reanimarle con... ¿Cómo se llama aquel estimulante que empieza por la letra 'c'? ¡Exacto! Café" aseguraba uno de los bomberos.

Desde el Partido Popular han querido mandar todo su apoyo a Albert Rivera y desearle una prota recuperación. No obstante, se han mostrado satisfechos de que su estrategia de confundir al electorado de Ciudadanos eligiendo a un candidato clavado a su líder esté funcionando mejor de lo esperado. "Es cierto que los votantes de Ciudadanos jamás han sido muy listos, pero jamás hubiéramos imaginado que incluso su propio número uno llegaría a confundirse. Esto hay que celebrarlo como buenos católicos: ¡vamos a los toros y después a putas!", afirmaba un portavoz del PP.

Rivera pasará unos días ingresado en el hospital en observación. Al parecer, su estado de salud es todavía muy frágil y su cerebro no responde correctamente a los estímulos externos. Al preguntado por un médico si creía que tenía un doppelgänger, Rivera ha respondido "no, no tomo chupitos".