Aznar apaga a su androide Rivera tras el éxito de Casado

"Fuiste mi favorito, Albert. Pero tu hora ha llegado" le susurró su creador

Joan Ferrús

6 de julio de 2018, 13:01
Aznar desenchufa rivera 6 de julio de 2018 11:01

El prototipo Albert Rivera, también conocido como NEXIBEX-35, fue el más avanzado androide salido de la Popular Party Corporation. Su creador, Aznar, tenía el sueño de lograr una New Fach Generation: un político no-humano, manipulable, joven y de buena apariencia, con un software de extrema derechas pero con una skin populista de centro.

Una vez montado y encendido, Rivera empezó a trabajar en la sección juvenil de la Popular Party Corporation. Pero este NEXIBEX-35 tomó conciencia propia y se rebeló.

Huyó a la Colonia Ciudadanos, donde fundó una réplica de la Popular Party Corporation, pero cambiando el logo corporativo azul por uno de naranja.

Aznar, su creador y líder de la Popular Party Corporation, terminó perdiendo poder dentro de la corporación frente a un antiguo amigo que acabó convirtiéndose en rival: Rajoy.

Sin embargo, Aznar añoraba su androide, Albert Rivera, que gozaba de cada vez mayor popularidad con su Colonia Ciudadanos. Así que Aznar escenificó apartarse de la Popular Party Corporation con el fin de apoyar a su amado NEXIBEX-35.

Aznar invitó a Rivera a sus recién creados FAES Lab Technologies e insinuó que juntos podían regenerar el páramo post-apocalíptico en el que, según su parecer, se había convertido la derecha en España.

Rivera sería, como siempre había querido, su sucesor.

Además, la Popular Party Corporation cayó en desgracia a causa de unos escándalos financieros con criptomoneda pagada en contabilidad beta. Rajoy fue eliminado y la lucha por encontrar un sucesor fue terrible.

Contra todo pronóstico, el ganador resultó ser una antigua creación de Aznar, el androide Pablo Casado, conocido como prototipo NEXIBEX-34. El antiguo líder de Popular Party Corporation lo había dado por inútil hacía mucho, mucho tiempo.

Casado era menos atractivo, menos carismático y menos listo que Albert, su amado NEXIBEX-35. Pero también era más fiel...

Así que, viendo la oportunidad de recuperar poder en la Popular Party Corporation a través de su antigua creación, Aznar decidió apagar a su androide Albert Rivera y abandonarlo a su suerte en la Colonia Ciudadanos, cada vez más menguante.

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais" le dijo el NEXIBEX-35 a su creador antes de ser desenchufado. "Atacar a la izquierda en llamas allá en los barrios obreros. He visto independentistas brillar en la oscuridad cerca de la puerta de la Generalitat. Todos esos votos se perderán en el tiempo... como polvos en la nariz. Es hora de morir"