Beber mucho cava podría convertirte en catalán

El espumoso puede tener efectos "psicoactivos catalanizantes" según médicos constitucionalistas

Edgar & Escuin

27 de enero de 2018, 07:20
cava 18 de enero de 2018 14:44

Los comunistas fluorizaban el agua. Pero, ¿y los catalanes? Un nuevo estudio ‘científico’ hace saltar todas las alarmas en el mundo alimentario. Según la FEMUPF (Federación Española de Médicos Un Poquito Fachas) en Madrid: “Beber mucho cava podría volverte catalán”.

El estudio, escrito con el mismo rigor que un fan fiction de 50 sombras de Gray redactado por una yonki que le da al basuco, describe los posibles efectos de la ingesta masiva del espumoso catalán. “En un primer estado euforizante, el adicto comienza a decir cosas sin sentido como ¡SALUD Y FUERZA AL CANUTO!, demostrando su carácter de ‘droga blanda puente hacia otras drogas’”, comenta Federico Sugrañes, de la Federación de Médicos Fachas.

En casos más agudos, los enajenados empiezan a plantearse la “diversidad cultural de España”.

Llegado a pensar que el bilingüismo es posible, la idoneidad de un referéndum o, incluso, ¡a reírse con chistes de Buenafuente! En fase terminal, los adictos consideran que la estelada tiene una combinación de colores agradable a la vista o que Piqué tiene pinta de buen chico. Un drama.

La Federación de Médicos Fachas pide la retirada del cava por su carácter psicoactivo y lobotomizante. En su defecto, aconsejan la ingesta de espumoso valenciano. “Que sí, es como beber acetona, vale. ¡Pero como mínimo no nos intenta imponer subversivamente un modelo plurinacional!”