La masa de votantes más fieles de España se replantea sus opciones.

Cientos de monjas dudan si "sus viejos" votarán al PP o a VOX

Escuin

Monjas 19 de febrero de 2019 22:28

Como siempre que unas elecciones se prevén ajustadas, el cálculo sobre el voto final de los indecisos pesa sobre los políticos en campaña. Y, por primera vez en democracia, un nuevo grupo pasa a engrosar la bolsa de personas que no tienen decidido su voto todavía: los ancianos semivegetales controlados por monjas.

Este sector de la población en aumento que, según cuentan las leyendas urbanas, es acompañado por su monja de confianza para depositar su voto Popular, está hoy en día con el corazón partido:

“La Madre Superiora dice que vivir con VOX será como volver a mi juventud, pero Sor Dolores se decanta más por el tradicional PP”, nos comenta angustiado Eufrasio, “No sé bien bien a quién votar, la verdad. Porque Sor Dolores es la que podría echar veneno en mi comida y acabar con tanto sufrimiento”.

La mayoría de congregaciones religiosas al cuidado de estas personas piden un programa electoral unitario que permita votar con tranquilidad de espíritu. Según nos comenta una novicia: “Siempre es un día estresante. Alquilar el autobus, dar desayunos, preparar sondas y tener que controlar una veintena de votos es realmente complicado. Siempre se te escapaba el graciosillo que pide votar al PCE, pero como no ve tres en un burro le dices que las gaviotas son una hoz y un martillo. ¡Pero ahora cómo le vendo yo la papeleta de VOX! Esperemos que si hay unas próximas elecciones, Dios no lo quiera, tanta tontería con la democracia, no nos compliquen tanto la vida.”

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?