La mascota asegura sentirse nerviosa tras los hechos de la Guardia Urbana.

Cobi, acojonado, emigra a Madrid

Escuin

CobiMadrid 19 de diciembre de 2018 22:27

La muerte ayer de un perro por parte de la Guardia Urbana en Barcelona ha levantado ampollas entre amplios sectores de la sociedad que se han manifestado a favor del can disparado, tanto en las calles como en redes sociales.

Pero, pese al apoyo popular recibido, el miedo impera, y reconocidas figuras del mundo canino de la Ciudad Condal, han decidido poner pies en polvorosa hacia lugares más seguros. El mismísimo Cobi, mascota olímpica perruna creada por Mariscal para los juegos de Barcelona en el 92, se enfundó anoche una gabardina y abandonó secretamente Barcelona con destino a Madrid.

“Pueden decirte ‘no, tranquilo, si no hacen nada’, pero sabemos hay muchos que son potencialmente peligrosos. Y, encima, siempre van sin bozal, porra y con ese uniforme tan intimidatorio”, declara airado Cobi. “Yo es que no puedo más, no voy a un pipican tranquilo desde hace mucho.”

El Ayuntamiento, por su parte, ha prometido una investigación a fondo sobre el asunto. “Si hace falta contrataremos a la Patrulla Canina para que no haya sospechas sobre la parcialidad del informe”, asegura la alcaldesa. Las entidades sociales ya han anunciado movilizaciones ante el asesinato: “Hay cosas sagradas: los ciervos, los perros y los koalas. Si hubiese sido, yo que sé, una cucaracha, un gato de esos que no tienen pelo y dan tanta grima o al indigente, vale. ¿Pero un perro? ¡Eso sí que no!”, asegura un entrevistado, un poco fuera de sí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de El Jueves?