Comunidad de adultos frikis paraliza España para jugar con sus muñecos

Así es el fandom más potente y excéntrico del país

Modgi

29 de marzo de 2018, 06:05
procesion. Procesión legionarios

1 / 7

Como cada año por estas fechas, la comunidad de frikis más numerosa de España ha celebrado su encuentro anual, la Semana Santa. Se trata esta de una comunidad especialmente beneficiada por el Estado, puesto que está decretado que estos frikis gocen de fiesta en el trabajo para poder salir a calle a jugar con sus muñecos.

 

Cristo del Gran Poder

2 / 7

Atascos, caravanas, calles cortadas... Toda España se paraliza para que los frikis puedan sacar sus muñecos al aire libre y jugar con ellos. Mirarlos, tocarlos, gritarles, llorarles o cargarlos a su espalda para que todo el mundo vea lo orgullosos que están de sus figuritas. Para que lo entiendan las personas normales: imaginad que una semana al año os dieran fiesta para poder salir a enseñar los funkopops que os habéis comprado por Amazon. Pues lo mismo, pero sin tributar. Bueno, en realidad es igual, porque Amazon tributa en Luxemburgo.

procesion cofradía cosplay

3 / 7

Como toda comunidad friki, esta también es muy aficionada al cosplay. Cada año, miles de fans salen a la calle vestidos de forma excéntrica y delirante, portando velas encendidas y esta especie de mangas pasteleras en la cabeza que aterrorizan a niños, ateos y personas negras por igual. Bueno, no, a los negros, más.

procesion sangre

4 / 7

El fandom de esta comunidad freak es especialmente entusiasta. Algunos incluso llegan a lesionarse con silicio y azotarse latigazos en la espalda hasta sangrar. Una práctica sadomasoquista con la que consiguen alcanzar el éxtasis, alucinar y ver a su muñeco cobrar vida ante sus ojos, todo ello mientras gozan de una potente erección.

procesion virgen de la macarena. La Virgen de la Macarena

5 / 7

El merchandising es especialmente importante para esta comunidad de fans. El Cristo de la buena muerte, la Virgen de la Macarena o Cristo del Gran Poder son moñecos de madera muy caros y especialmente reverenciados. A los frikis les encanta jugar con ellos. Una adoración de ídolos dorados que, paradójicamente, está prohibida según el libro que ellos mismos veneran, La Biblia, que vendría a ser como su Silmarillion.

cospedal

6 / 7

Por suerte, España es un Estado aconfesional, así que todas las comunidades frikis son tratadas por igual.

1 / 7