Un conductor sufre un derrame cerebral tras escuchar 3.000 veces la frase: "Papa, ¿falta mucho?"

Según los sanitarios, otra causa del ataque fue haber escuchado la canción de "la patrulla canina" sin pausa durante 2 horas

Marc Oliva

11 de diciembre de 2017, 06:00
Padre al volante 11 de diciembre de 2017 1:08

Las retenciones de tráfico requieren una paciencia mastodóntica para los conductores, pero la capacidad de superar una retención con dos hijos requiere la destreza de un semidios. El conductor Álvaro Paciente no pudo sobrellevar la situación y sufrió un derrame después de escuchar repetidamente la misma pregunta de sus hijos Atila y Belcebú.

“Todo iba a la perfección hasta que se acabó la batería de la tablet, en ese momento se desató el caos”, declaraba Paciente.

“Pasamos los primeros 10 minutos jugando al veo, veo, a las palabras encadenadas y a Simón dice. Luego conseguimos cantar unas canciones durante 4 minutos más. La tensión crecía por momentos y una impaciencia surgida del inframundo iba apoderándose de los pequeños”, declaraba el padre tras su recuperación.

“A las dos horas de estar con el coche parado se les enrojecieron los ojos, pero a partir de la tercera hora sus ojos eran fuego del infierno quemándome con su mirada”, declaraba la madre de los niños.

Según relatan los padres, a partir de la tercera hora de retención una “entidad maligna” se apoderó de los niños. “Empezaron a repetir la frase: papá, ¿falta mucho? Como si se tratara de un cántico para invocar horrores primigenios. El tono empezó siendo grave pero a medida que aumentaba la velocidad se volvió más agudo. En ese momento me empezaron a sangrar los oídos y mi marido sufrió el ataque”, declaraba la madre.

“Afortunadamente estamos todos bien. Pero creo que el año que viene volveremos del Puente a pie que será más rápido y pacífico”, declaraba Paciente.